Benjamín Vicuña: “Con Pampita vamos a vivir en los dos países”

marzo 6, 2009 at 1:09 am Deja un comentario

EL CLARÍN.COM              Viernes 06  de  Marzo de 2009

Benjamín Vicuña: “Con Pampita vamos a vivir en los dos países”

El “mecánico fogoso” de “Don Juan y su bella dama” (Telefé), y marido de nuestra top model, se propone repartir trabajo y familia entre la Argentina y su Chile natal. Además, habla de su relación con los medios, y los escándalos.

Hay que decirlo: Benjamín Vicuña se la jugó. Un año atrás armó las valijas, dejó Chile, el país donde están sus raíces y donde es uno de los actores jóvenes más reconocidos, y apostó a arrancar de cero de este lado de la cordillera. Hacía dos años que lo tentaban. Le costó decidirse. Pero al poco tiempo se dio cuenta de que no se había equivocado: se convirtió en una de las figuras más requeridas de nuestra televisión. Sí, antes de fin de año, Cris Morena, Pol-ka y el propio Telefé lo tentaron con diferentes proyectos.

En Don Juan y su bella dama (Telefé, termina el lunes), donde secunda a la dupla protagónica (Joaquín Furriel-Romina Gaetani), Vicuña supo usar su talento para hacer de Franco, su personaje, un tipo de mil aristas. Y logró que su cara se impusiera más allá de ser “la pareja de…” (léase Pampita Ardohain). Al mismo tiempo, fue papá por segunda vez, cumplió 30 años, se vio envuelto en un par de temas mediáticos y tuvo uno de los años más potentes de su vida. De todo esto, Vicuña habla.

¿Qué balance hacés?

Fue un año de mucho riesgo, de empezar de cero casi. Tuve la suerte de entrar en este proyecto, con un elenco talentoso, autores increíbles… Esta fue una experiencia súper positiva y estoy muy agradecido. No quiero caer en lugares comunes pero quiero rescatar el cariño de la gente y de mis compañeros y el haberme dado la posibilidad de hacerme un lugarcito en este país, entre tanto talento local.

¿Qué pros y contras encontraste a la hora de trabajar?

(Se ríe) El “sale con fritas” es un hecho. Pero va de la mano con el oficio que tienen los que están detrás de un producto. El lado negativo: hay un poco de caos, pero con mucha creatividad.

¿Extrañaste Chile?

Me las arreglé porque viajé mucho, ya que tenía algunas películas que rodar y proyectos con Mori, la productora y centro cultural que tenemos con Gonzalo (Valenzuela). Además, acá tengo lazos profundísimos: mi hijo Bautista nació acá, a días de habernos mudado. Y tengo amigos hace rato, a los que sumé otros nuevos que surgieron de la novela. No tengo ninguna ansiedad por definirme si soy de acá o de allá. Con mi familia estamos viviendo el momento. Pero reconozco que me enamoré de la Argentina.

En medio del acomodamiento, tu mujer vivió un divorcio que se volvió público y a vos te relacionaron con una colega (Isabel Macedo). ¿Cómo lo llevaste?

Aprendí a bailar el rock & roll, aunque no me guste el ritmo. Estaba mega avisado de que acá eran las famosas reglas de juego. Lo único que puedo decir es que me dolió todo lo que se dijo. Se meten con tu familia y provocan que hasta llegues a replantearte la profesión. Yo hago esto porque amo actuar. Y ya. Hay que tomar distancia y entender de dónde viene. Así como existe el teatro under, el de texto o el comercial, existe el periodismo oficial, el serio, el rosa… Pero fuera de esos episodios acotados, de verdad que he recibido pura buena onda. Y no sólo de la gente, sino de muchos periodistas, de productores. Anhelo haber logrado un lugarcito.

¿Qué cosas locales incorporaste?

Los asaditos, el fútbol semanal, y esa cosa de la ciudad. Buenos Aires tiene una movida cultural exquisita. Tengo una vida agitada en ese sentido. Chile es más tranqui, más conservador. Y estoy un poquito más desinhibido.

¿En qué sentido?

En la novela me la he pasado en bolas. En Chile no me habían tocado escenas del estilo y menos a la tarde. Mi personaje es muy cachondo, el estereotipo de un mecánico, muy fogoso. La tele no tiene filtro, así que por el hecho de ser papá me da un poco de pudor.

Cris Morena en seguida pensó en vos para el nuevo “Casi ángeles”…

Fue muy halagador. Pero hay que ser fiel a la palabra. Yo debía terminar en Chile el rodaje de Isla 10 (Miguel Littín). Y arrancar este mes con Grado 3 y con Drama, los dos filmes que estoy por hacer (ver Luz…). Además, remontaré El amante, de Harold Pinter, porque en Mori -el centro cultural que tiene desde 2005 con Valenzuela y que es todo un referente de la movida cultural chilena- vamos a inaugurar una tercera sala, en Vitacura.

¿Qué hay de los planes de trabajar en España?

Existe la posibilidad de hacer Los exitosos Pells, en junio. Es un proyecto que me encanta, lo veo acá a Mike (Amigorena) y me fascina. Pero también me implica toda una decisión familiar. Veremos.

¿Cómo te arreglás con la familia?

Vamos a vivir en los dos países, nos vamos a comprar una casa acá porque me interesa consolidar este pequeño espacio que me gané entre tanto talento nacional. Y para eso necesito al menos otro año. Yo no soy un estratega. Sólo estoy esperando un personaje diferente para decidir qué voy a hacer.

¿Cómo están con Carolina?

Gozando con los momentos de productividad y estabilidad de los dos pero con ganas de agrandar nuestra familia. Es una tarea pendiente, un sueño que compartimos, tener una gran familia. A ninguno le pesa ser “la pareja de”, al contrario, nos sentimos orgullosos. Lo que a mí me pasa aquí, a Caro le ocurre allá.

El año pasado cumpliste 30 años. ¿Qué te modificó el cambio de década?

Fue un momento de revisión, de asumirme quién soy. Al parecer tengo que entrar en una etapa nueva de cambiar para mejor. Hay una cosa como de chico que siempre tuve, que viene ya hasta con mi nombre. Ahora tengo niños a quienes proteger. De “benjamín” me queda el nombre nada más.

Una pareja que no compite

Benjamín Vicuña y Carolina “Pampita” Ardohain se conocieron en 2005. Fue el año en que ella se separó de Martín Barrantes, con quien estuvo casada tres años. Al poco tiempo, Pampita se mudó a Chile con Benjamín. Y se habló mucho del romance. En 2006 tuvieron a su primera hija, Blanquita. El año pasado, en febrero, fueron padres de un varón, Bautista, que nació en la Argentina. Sin competencias, desde el vamos se mostraron como una pareja sólida, que sabe acompañarse donde sus proyectos los lleven.

Luz, cámara ¡acción!

La agenda de Benjamín viene recargada. El miércoles empezó a rodar en Chile Drama, un filme independiente con un guión influido por los trabajos de Antonin Artaud y con dirección de Matías Lira. Ahí es Max, un ejecutivo relacionado con el narcotráfico que cambiará dramáticamente el destino de una pareja de estudiantes de teatro. Además, el 14 arranca con otra película, Grado 3, una adaptación de la canadiense Young People Fucking (dirige Roberto Artiagoitía). Allí se reencontrará con una ex pareja e intentará recuperar un amor violento.

Pero hay más. Con su productora, arrancarán en Chile con la segunda temporada de Humanos en el camino (CHV), que conduce Gonzalo Valenzuela. “También haremos una ficción, Karma, de Maxi Gutiérrez, y firmamos con Fox para hacer Todos contra Juan“, cuenta Benja.

Entry filed under: Noticias. Tags: .

“Don Juan y se Bella Dama” terminaría el próximo lunes con un especial de mayor duración “Soy super pudoroso pero me llevo muy bien con mis eros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: