“Hoy me siento realizada como mujer”

mayo 26, 2008 at 12:49 am Deja un comentario

Nota de tapa: Pampita  

“Hoy me siento realizada como mujer”

 
 
Con gran poder de recuperación y con la simpatía intacta, demuestra que es capaz de asumir un desafío intensamente en Bailando por un sueño. Y al tiempo que asegura que lo más importante de su vida son su pareja, el actor Benjamín Vicuña, y sus hijos Blanca y Bautista, minimiza los
polémicos pormenores de su divorcio de Martín Barrantes. Perfil de una mujer capaz de organizar su profesión en función de su familia.

 
 
Desde que fue mamá por segunda vez, no paró un segundo. Muchos se preguntan cuál es su secreto para estar tan bien, con tanta energía, con tanta agilidad para moverse en las galas de Bailando por un sueño y siempre con una sonrisa en su carita aniñada.

Carolina Pampita Ardohain demostró tener una genética impresionante, que le permitió sacudirse como una diosa a un mes de haber tenido por cesárea a Bautista, hoy de casi tres meses de vida, y le posibilita viajar al exterior por trabajo.

Después de varios años de litigio por el divorcio de Martín Barrantes, hoy se la nota feliz, enamorada de su pareja, el chileno Benjamín Vicuña y sin muestras de cansancio, aunque sus palabras digan lo contrario. “Cualquier mujer que haya sido madre, sabe que en los primeros dos meses no dormís nada”, admite entre sonrisas la modelo -también mamá de Blanca, de dos añitos-, que próximamente debutará como actriz de cine en una película chilena. Se trata de Súper, un proyecto del actor-director trasandino Pablo Díaz que cuenta muchas historias dentro de un supermercado, donde ella interpretará a una actriz famosa y Vicuña, también tendrá un papel, pero no relacionado con el de ella.

Mientras tanto, se mata ensayando las siguientes coreografías de Bailando…, incluso con fiebre. “Blanca va al jardín, se contagia, me contagia a mí y yo no me curo nunca porque no puedo tomar medicamentos por estar amamantando”, cuenta en un salón del Hotel Four Seasons, donde se realizó la nota.

-Cuando nació tu hija te tomaste mucho tiempo antes de empezar a trabajar, ¿qué fue distinto con Bautista?

-La casualidad de todo: de la propuesta de Benjamín para trabajar en Don Juan y su bella dama y de que nació en Buenos Aires. Igual, con Blanca a los 3 meses ya estaba trabajando, pero como vivía en Chile, venía, hacía algo específico y me volvía. Al estar acá es más fácil hacer todo: desfiles, notas de revistas, etc.

-Y con todos los compromisos laborales qué tenés, ¿cómo te manejás con los chicos?

-Siempre ando con alguno encima. Voy a las pruebas de vestuario o a los ensayos, y si sé que voy a tardar más de tres o cuatro horas Bautista viene conmigo seguro. Él ya me acompañaba en El baile de TVN (la versión chilena de Bailando por un sueño) adentro de la panza. Con todo esto, los dos van a estar bien cerca de lo artístico (risas).

-¿Cómo es un día de Pampita mamá?

-¡Ufff! ¡Es una locura! (risas) Me gustaría que la gente sepa que estoy igual de cansada que cualquier madre porque de mis hijos no se ocupan otras personas, me ocupo yo.

-¿Blanca está celosa de su nuevo hermanito?

-No, le encanta su hermano. Tal vez porque todavía no le quitó protagonismo. Ella está ahora en la etapa graciosa.

-¿Fue planificado que fueran tan seguidos?

-Sí, estábamos en España y quisimos tener otro. Ahí tuve que dejar de amamantarla para poder quedar embarazada. Hasta ese momento encabecé una campaña de Unicef a favor de darle el pecho a los chicos.

-¿Y querés tener más?

-Sí, uno más seguro. Pero después veremos. Tenemos que analizar cómo se siente una familia con tres chicos.

-¿Pensás que te ven como una súper mamá?

-Espero que no, porque no quiero que me vean como algo tan lejano. La verdad es que soy normal. Tengo un trabajo especial, diferente, que toda la gente ve. Lo mío es la imagen, pero después es como cualquier otro: tengo horarios que cumplir y quiero hacerlo bien. Supongo que vivo mi maternidad como todas las mamás.

-Para bailar la primera vez, que hacía sólo un mes que habías tenido a Bautista, ¿qué te dijeron los médicos?

-No hay nada improvisado. Nunca voy a hacer algo que perjudique mi cuerpo. Al revés, vamos de a poco poniendo cosas más complicadas en las coreografías. Si nos va bien tenemos tiempo para ir mejorando y complicando los pasos. Al principio no podía hacer mucho, y todavía hoy hay muchos trucos que no puedo realizar.

-Pero casi no se notó…

-(risas) Soy bien cuidadosa de mi salud. No voy por ahí haciendo locuras. Mis doctores me ven bien y ya tenía la autorización para bailar al mes, siempre y cuando no hiciera ningún truco muy difícil.

-¿Benja es objetivo a la hora de criticarte en Bailando…?

-No… (risas). Para él soy divina y siempre bailo bien. Viene a los ensayos y nos guía con el acting. Nos ve ensayar con mi soñador y nos dice: “hagan esto o hagan lo otro”. Él nos ayuda con lo suyo.

-¿Cómo la ves a Dolores Barreiro en la competencia?

-¡Está genial! Está hecha una diosa y bailando bárbaro. Me encanta. Nosotras somos compañeras de la agencia Dotto, pero tenemos una cosa de familia porque es lo que fomenta Pancho. Sentir que somos del mismo equipo es lindo, tanto con ella como con Florencia Gómez Córdoba.

-Y con los escándalos que se arman en el programa, ¿cómo reaccionás?

-Cada uno juega como quiere. Es muy personal. Mi juego es pasarla bien: ir, ensayar y bailar. Me encanta y me re-copo. Cuando llego a mi casa me pongo a buscar cosas en Internet para el baile. No me fijo en cómo bailó el otro. Estoy re-enfocada en pasarlo bien. ¡Ojo! Igual sé que hay parejas que están bailando excelente, pero no siento presión. Yo doy lo máximo de mí y si hay mejores, habrá que resignarse.

 -A vos te tocó vivir muchos escándalos con tu separación y se dijeron cosas muy fuertes. ¿Cuál es tu fórmula para hacer oídos sordos a todo lo que se dice?

-Eso fue hace muchos años, la gente se quedó con eso pero ya pasó. Con lo del divorcio no me engancho. No miro nada de la tele, ni de las revistas y tengo la suerte de generar otras cosas, con mi trabajo y con mi familia. Estoy en otra sintonía. Me siento realizada como mujer. Estoy feliz con mi profesión y con mi maternidad. Además, yo miro la copa llena más que la vacía. Siempre fue así y le busco la vuelta para verle el lado positivo a todo y entenderlo. Me ayuda pensarlo así.

-¿Te arrepentís de algo que hiciste?

-No, porque son etapas mías…. Todo lo que uno vive, te transforma en lo que sos después. La mujer que soy hoy vino de todas la experiencias que he tenido, las buenas y las malas. No me arrepiento de nada.

-¿No sentís la necesidad de defenderte cuando te atacan o insultan?

-No, porque no me afecta. Estoy segura de lo que soy y ya teniendo hijos me enfoco en otras cosas, mínimas pero muy importantes. Mi mundo ya no gira a mí alrededor, sino alrededor de su bienestar, su felicidad y su comodidad. Dejé de ser egoísta, porque con la pareja un poco lo soy, pero con los hijos me cambió el mundo entero. Me paro en otro lado, las prioridades son otras. Mi familia es mi prioridad absoluta para todo. Mi agenda laboral se organiza en función de mi casa.

-¿Armás toda tu vida en función de ellos?

-No. Tengo mi profesión, salgo, trabajo, tengo mi mundo aparte pero son mi alegría máxima. Para mí estar en mi casa es lo mejor que me puede pasar. Verlos felices es lo que más me preocupa.

-¿Sentís la diferencia entre la nena y el nene?

-¡Sí! Él me tiene enamorada, y que Blanca haya sido la primera no se compara con nada. Ella me enseñó a ser madre y con ella tuve todas las torpezas del primer hijo. Con el segundo ya tengo experiencia. Si Blanca tenía fiebre ¡entraba en pánico! Ahora lo vivo con tranquilidad, pero como es varón tenemos un enamoramiento especial. Él se muere por mí y yo por él. No veo la hora de que crezca. Blanca, además de ser idéntica a su papá, muere por él. Así que…

-Con todas las propuestas laborales que tenés vos y Benjamín en la Argentina, ¿seguís con el plan de tener tu residencia permanente en Chile?

-Sí, nuestra base está allá. Tenemos la casa armada y sabemos que cuando terminamos de trabajar en cualquier lugar del mundo que estemos, volvemos a ese lugar. Nos gusta vivir en otros lados. De hecho, el año pasado estuvimos en España y pasar este año en Argentina es una experiencia increíble para los dos.

-¿Te sentís cómoda con eso de no saber dónde vas a vivir al año siguiente?

-Sí, me entusiasma que el lugar físico sea otro. Llegar a una ciudad nueva, donde estamos solos también me gusta, porque para la familia es muy rico pasar ese tiempo juntos. Nos unimos un montón. En definitiva, nuestro hogar está donde estemos los cuatro.
 
 
   
  Texto: Luján Araujo 
  Producción: Carolina Mergherian
  Fotos: Cristian Welcomme
  Agradecimiento: Hotel Four Seasons (LOCACIÓN).
  Peinó: Margarita para Estudio Lamenza
  Maquilló: Micky Nazar para Frumboli-Novillo con productos Lancôme

 

Entry filed under: Años anteriores. Tags: .

Locura por presencia de Benjamín Vicuña Gaetani y Vicuña, en el altar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: