Avasallar, el baile que más les gusta

abril 27, 2008 at 11:27 pm Deja un comentario

PERFIL.COM
Domingo 27 de Abril de 2008
Año III Nº 0255
Buenos Aires, Argentina

Pampita y Dolores

Avasallar, el baile que más les gusta

Mientras asumen sus compromisos con el modelaje, las mujeres más lindas de la versión 2008 de ShowMatch cuentan, desde México, cómo hacen para equilibrar la vida familiar con los duros entrenamientos del ciclo de Tinelli. El rol de sus maridos, la maternidad y la firme convicción de llegar a la final.
Por Jacqueline Isola


Desafiantes. Pampita promete llegar a la final. Dolores no se queda atrás: el día de su viaje entrenó cinco horas. Pancho alienta.

Full time. A pocas horas de haber grabado la nueva gala de “Bailando por un sueño”, Carolina “Pampita” Ardohain y Dolores Barreiro armaron sus valijas y rápidamente se tomaron un avión rumbo a México para participar en uno de los desfiles más importantes de la temporada, el Acapulco Moda Nextel. En el camino, Pampita decidió llevarse a su hijo de casi dos meses, Bautista –fruto de su relación con el actor chileno Benjamín Vicuña–. “Mi hija, Blanquita, se quedó con el papá. Bautista me va a acompañar en todos los viajes que haga este año”, dice.

Barreiro, en cambio, dejó a sus tres hijos con su marido, Matías Camisani, en su casa de Maschwitz. Mientras esperan la sesión de maquillaje, las modelos, conductoras y ahora bailarinas hablaron con PERFIL de su participación en el ciclo de Marcelo Tinelli. “Hace dos semanas que estoy ensayando todos los días tres horas. Si bien ya había participado en un formato similar en Chile (llegó a la final), esto es distinto, porque los ritmos que me tocaron son completamente diferentes. Y eso es lo que me gusta. En este ciclo, el gran desafío es con uno mismo”, cuenta entusiasmada Pampita mientras se toma un descanso.

El programa midió en su debut 33.8 puntos de rating, con picos de 37.8. Nada mal, considerando que Tinelli recurre al mismo formato desde hace dos años. Y la figura elegida para abrir el primer envío de “Bailando por un sueño” fue Dolores Barreiro junto a su soñador, Pier Fritzsher. A las 22.25, la modelo ingresó a la pista y deslizó su metro ochenta al son de Jamiroquai. El jurado, integrado por Moria Casán, Gerardo Sofovich, Carmen Barbieri y Jorge Lafauci, le dio su bendición con unos dignos 18 puntos. Pampita recibió junto a su soñador, Nicolás Armengol, el mayor puntaje del certamen hasta el momento (24 puntos).

—¿Y vos, cómo te estás preparando?

BARREIRO: Le estoy poniendo mucha garra. A veces entreno hasta cinco horas. No tengo ninguna experiencia previa. Lo mío es todo aprendizaje de la cabeza a los pies. Cada pasito lo tengo que aprender. Le estoy poniendo mucha garra porque lo mío es de cero total. No tengo ni idea.

—¿Siguen los nervios antes de salir a bailar?

ARDOHAIN: No, para nada. Al contrario, disfruto mucho el momento de ir a bailar, el momento de estar en el escenario. Sí tengo mucha ansiedad, sin nervios. No soy una profesional ni soy bailarina, pero me encanta aprender algo nuevo. Además, me permite estar conectada con la música todos los días. Eso es increíble. Ir a ensayar. Es algo que me alegra muchísimo.

B: ¡Yo sí! Los nervios los voy a seguir teniendo, sobre todo cuando recién empezás. A todo o nada siempre es lo mío. Si arranco en televisión, es con El rayo, y si quiero bailar, lo hago abriendo el programa de Tinelli (se ríe). El baile del debut me lo perdoné, porque todo era nuevo para mí. Yo sé que perfecto no me va a salir porque no soy bailarina.

—¿Cómo manejaste la presión al ser la primera en salir a bailar?

B: Y… fue todo un desafío. Pero creo que de eso se trata la vida, ¿no? Y disfruto ponerme en esas situaciones que son incómodas pero sirven. Una cosa es el pánico y el sufrimiento, y otra muy distinta es tener miedo a lo desconocido y aprender a bancársela. Para mí eso está bueno. Es un aprendizaje permanente.

—¿Qué opinás del jurado?

A: Los escucho y los respeto mucho. Sé que todo lo que me dicen es para ir mejorando. Ojalá lleguemos lejos. Pero de a poco, hay que tomarse las cosas con mucha con calma.

B: Me encanta el jurado. Moria me parece una mina inteligente y muy recta, porque siempre dice lo que tiene que decir. Y además la tiene muy clara. Es una muy buena bailarina, vedette. Carmen me parece que también es muy justa. Gasalla todavía no me calificó pero me saco el sombrero, no me importa el puntaje. De Lafauci, me encanta el personaje y me parece que es un tipo supertalentoso.

—¿Cuál es su postura frente a las posibles peleas y entredichos que suelen surgir en este programa?

A: Yo acepté entrar al programa porque mi objetivo es pasarla bien, conectarme con mi gente. Quiero disfrutarlo y tratar en lo posible de mantenerme lejos de todo eso. Me parece que también se puede jugar desde ahí. Sin pelearse.

B: Yo soy relajada y respetuosa. Y te digo: pelear, no me voy a pelear con nadie. Sé que todo es parte de un mismo juego. Es un show. Si te va bien, te va bien y si te va mal, te va mal. Yo no soy bailarina, así que pondré lo mejor de mí. Hago mi intento y pongo toda la garra.

—¿Quiénes son sus participantes favoritos?

B: Qué se yo… quiero ser yo la favorita. Hay muchas. La mayoría baila muy bien, lo cual es un problema para mí, ¿no? (risas). Me gusta Eunice Castro, de uruguay, Gabriela Bo, y Fernanda Callejón me encantó.

A: Uy. Tengo unas cuantas. Por supuesto mis colegas, Dolores Barrerio y Flor Gómez Córdoba. Son mis amigas y nos juntamos siempre entre los ensayos, hablamos del baile. También me gustan mucho Fernanda Callejón y Gabriela Bo.

En la intimidad. Casada hace diez años con el modelo y músico Matías Camisani, Barreiro hoy reparte su vida entre las grabaciones del programa, sus obligaciones laborales y sus hijos Valentino (6), Salvador (3) y Milo de un año y medio. Por su parte, Ardohain llegó a la Argentina luego de vivir durante tres años en Chile junto a su nueva pareja, Benjamín Vicuña, y sus dos hijos Blanca y Bautista. Sin embargo, hablar de la vida privada con Pampita supone el riesgo del silencio. Prefiere, en su caso, pedir amablemente que no se le pregunte sobre “eso”.

—¿Qué te dice Benjamín cuando te ve bailar?

A: Y no sé… Preguntale a él.

—¿Qué significa él en tu vida?

A: Prefiero no hablar de cosas personales. Estamos felices con nuestros hijos.

—¿Pensás en algún momento casarte nuevamente?

A: (Duda) No, quisiera no hablar de eso.

—¿Alguna vez ensayaron los pasos con sus parejas?

B: El no es para nada bailarín. Igual le muestro algunos pasitos y le llevo los videos de los ensayos, para corregirnos. Y la sentencia de él fue que tengo que creérmela más, que bailó muy bien y que estoy hermosa. Y tiene razón. De eso se trata, si no me la creo un poco, me rajan (se ríe).

A: No… (se ríe). En realidad, yo dejo toda la energía una vez que termino el ensayo. Después, en mi casa, no tengo tiempo de seguir practicando. Estoy muy ocupada con mis trabajos de modelo, y además los chicos hoy que me exigen mucho.

—¿Están preparadas para el baile del caño?

B: (Se ríe) Yo creo que hay que prepararse. Por ahora tengo los pasos de la salsa que mañana tengo que hacer. Estoy empezando a preparar el rock y después no sé si seguiremos.

A: Cuando llegue el momento, yo sé que mi performance va a ser muy tranquila. Pero siempre dentro de mis propios límites. No voy a hacer nada que no haya hecho en mis años de carrera. No voy a moverme más por un programa de televisión.

—¿Al momento de bailar, pensaron en explotar su lado más sexy?

B: Lo intentaré. La belleza y la sensualidad siempre ayudan, abren puertas.

A: La verdad es que no me lo había planteado. Creo que pasa más por sentirte realizada en algo nuevo. Esto me lo tomo muy en serio. Ensayamos como profesionales, casi como si estuviéramos en un concurso internacional.

—¿Cómo se combinan belleza y sex appeal?

B: A mí me parece que uno nace con eso. Es casi genética. Son maneras de moverse, de hablar. Lo importante es que una aprenda con el tiempo a usar esas herramientas. Eso ya es otra cosa y depende de la inteligencia de cada uno.

—Carolina, dentro de poco vas a filmar en Chile…

A: Sí, es una participación chiquita pero igual es divertido. Es mi primera experiencia. Hay un montón de actores y estoy contenta de que me hayan invitado.

—¿Se viene Pampita actriz?

A: (Se ríe) No, no… No me atrevería a decir que es una faceta. Más bien es una participación especial.

Tal vez, pura coincidencia. El viaje con Dotto a Acapulco, como a tantos otros desfiles, no es la única coincidencia. Ex conductoras de El rayo (aquel conocido programas de entrevistas que estrenó Deborah de Corral en los años noventa) vieron cómo la vida fue llevándolas, de a ratos, por caminos distintos. Barreiro siguió con Ronnie Arias en Conectados y Pampita, en Dominico con Nico Repetto.

—El programa de Marcelo Tinelli suele ser un semillero para nuevas propuestas laborales. ¿Pensaron en un futuro?

A: No, no pienso en función de esto. Por el momento, me focalizo exclusivamente en el show, poniendo todas mis energías en los ensayos. Hasta ahora, todas las cosas me han llegado solas. Las oportunidades llegan y en su momento lo evaluaré. Hoy vivo el presente. Después, veré cómo sigue el camino.

B: Me encantaría que surgiera algo nuevo. La televisión me gusta mucho y la paso muy bien conduciendo. Así que ojalá se dé algo así, ¿no?

De la mano de dotto, embajadoras de la belleza

Dolores Barreiro y Carolina “Pampita” Ardohain no fueron las únicas que viajaron a México al mega desfile de Acapulco Moda Nextel, el evento que reúne a las personalidades más sobresalientes de la sociedad azteca. El objetivo: conocer las propuestas de los reconocidos diseñadores locales. Para ello, veinte modelos de la agencia de Pancho Dotto llegaron el lunes para sumarse a los preparativos del espectáculo. Entre ellas, se hicieron presentes Yésica Toscanini, Luz Cipriota, Majo Lick, Afra Vázquez, Ivonne Senac, Cecilia Bonelli, Guillermina Dobove, Mayra Albarracín, Marina Señuk, Belén Zini, Natalia Amén, Carolina Gimbutas, Flor Chiaramoni, Silvina Tavella, Anita Ferraris, Brenda Díaz y Mariana Grossi. El show tuvo lugar en el hotel The Fairmont Pierre Márquez, lugar en el que todas las figuras invitadas fueron convidadas a un cóctel de bienvenida. Por supuesto, se divirtieron y relajaron después de un largo día de ensayos. Hubo foto, brindis y música.

Entry filed under: Años anteriores. Tags: .

Fuera de carta: Reírse, objetivo conseguido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: