Benjamín Vicuña: “Yo siempre quise ser un padre joven”

febrero 29, 2008 at 10:27 pm Deja un comentario

Benjamín Vicuña: “Yo siempre quise ser un padre joven” 

 

Benjamín se acaba de instalar en Argentina. Inquieto como siempre, está disfrutando de la paternidad por partida doble, de la experiencia de trabajar en Telefé y a la espera de la nueva temporada de “Huaiquimán y Tolosa” en Canal 13,. Tiene claro que deberá estar moviéndose entre Buenos Aires y Santiago, para así poder cumplir con sus innumerables compromisos.

Por Carolina Honorato | Fotos: Jorge Bustos | Producción: Francisca Reyes | Maquillaje: Barbara Urra | Retoque Digital: Felipe Hernández

 

La vida con dos hijos le cambia a cualquiera, y para qué decir al actor Benjamín Vicuña, que, además de ser intenso, apasionado, sensible, en el último año ha estado deambulando de un país a otro, cumpliendo sus sueños laborales.

Instalado con su familia en Buenos Aires hasta octubre (debe volver periódicamente por su contrato con Canal 13), confiesa estar feliz y disfrutando al máximo su vida familiar junto a su mujer, Carolina Ardohain, y también su trabajo, aunque éste le exige, al igual que en Chile, grabar más de ocho horas diarias. Así es la vida del actor.

Definitivamente, Vicuña camina tranquilo por las calles del centro bonaerense, a pesar de que su popularidad traspasó la cordillera, hace un buen rato. Todos lo conocen y reconocen… Son públicas las manifestaciones de cariño que recibe, y aunque sigue siendo tímido frente a tanta expresión de afecto, en alguna parte deja entrever que es una recompensa justa por su trabajo, y uno podría decir que también por su amable relación con las personas. Es más, la prensa lo quiere y respeta.

Cuando uno le pregunta por la paternidad, Benjamín no tiene problemas en detallar sus sentimientos. En cambio, en el tema de pareja con Pampita se complica. Le da vergüenza entrar en esos detalles, pero sabe que algo tiene que decir, sobre todo cuando ella no tiene problemas en declarar su amor. “Tú sabes que no me gusta hablar de mi relación de pareja. Yo jamás he contado detalles, porque es algo tremendamente privado”, explica.

-Tienes 29 años y dos hijos. ¿Pensaste alguna vez que iba a ser así?
-Sí… Siempre he tenido un buen rollo con los niños. Siempre quise ser un padre joven, poder disfrutarlos, y así es… Igual me sorprende el giro que dio mi vida, pero estoy más que feliz.

Frente a su segundo hijo, se lo ve inmensamente emocionado, aunque confiesa que hasta el momento Blanca es su regalona. “Mi gran amor… No sabes cómo lamento perdérmela esas 12 horas que uno debe trabajar. Pero a la Blanca la he gozado muchísimo”.
Está consciente de que los celos de Blanca ya se van a empezar a manifestar, pero el “Benja” tiene toda una estrategia. “Blanca va a ser mi regalona siempre”, dice.

“Lo que molesta es la mentira”

 


 
En el plano laboral, Vicuña hace cuatro años que no hace teleseries en Chile y un año que está lejos de la televisión. Eso no significa nada, porque los múltiples proyectos lo han mantenido a full y más vigente que nunca. Cine, teatro, series, gestión cultural… Todo eso y una vida personal plena es lo que mantiene feliz a uno de los actores más valorados en el medio nacional.
“Por una decisión personal, estuve fuera de las pantallas. O sea, aparecí en una tremenda producción, que fue el proyecto Bicentenario ‘Héroes’, como Manuel Rodríguez, pero eso fue una película. También influyó que estuve viviendo cuatro meses en España, filmando ‘Fuera de carta’, que se estrena en abril en los cines, y grabando la segunda temporada de ‘Huaiquimán y Tolosa’, que está espectacular, con mucho humor y acción. Potenciamos mucho esa cosa chilena, donde uno resuelve las cosas con el escupito y el alambre. Hacer estas series me fascina, porque son formatos más cuidados. A veces en las teleseries uno tiene que ser menos aprensivo con el trabajo. Fue un año de sembrar, más que de cosechar, en términos de actividades. Además volví al teatro con ‘El amante’, que es lo que más me gusta… Sí, es verdad, necesitaba salir de las pantallas. Es un equilibrio que uno debe saber manejar, para no agotar al público y no cansarse uno con el oficio, con la actuación, porque también uno a veces se detesta… Me sirvió para reenamorarme de mi pega”, comenta.

-Tanto no se notó tu ausencia. Por una u otra razón, siempre estás apareciendo en la prensa.
-No fue tan así. Creo que bajó mucho en comparación a otros años.

-Siempre eres tema…
-Chile es un país chico, no somos muchos y yo participo en varios proyectos a la vez.

-Y por tu lado mediático…
-(Se desconcentra) Hay un tema con los medios que es una relación de dependencia. Es bien complejo, porque si bien debo asumir que son parte de mi pega y los necesito para difundir mi trabajo como actor y como embajador de Unicef, también existe un aspecto que me molesta, me acompleja y me frustra…

-¿Todavía no aprendes?
-Uno nunca termina de aprender.

-Pero en Punta del Este te manejaste bastante bien y ahora en Buenos Aires también.
-Puede ser. ¡Si lo que molesta es la mentira! Yo jamás me voy a acostumbrar a eso. Hoy estoy tranquilo. Tampoco consumo prensa de farándula, trato de acotarlo a lo que es parte de mi trabajo.

-Hoy da la sensación de que el Centro Mori ya funciona solo, sin la necesidad de la presencia mediática tuya y de Gonzalo Valenzuela.
-Esa era la idea. Además, Mori tiene un equipo multidisciplinario absolutamente consolidado, donde están Cristóbal Vial, Morgana Rodríguez, Andrea Pérez de Castro, Alberto Rengifo, entre otros. Mori es un espacio que genera contenido. También está Gonzalo en Chile. Mori tiene identidad propia y eso es un orgullo para nosotros.

-¿Qué significó en tu vida que te nombraran oficialmente embajador de la Unicef, después de cuatro años de trabajo?
-Es de las cosas más bonitas que me ha tocado vivir, un compromiso tremendo y es algo que me ha dado la posibilidad de ver la realidad de los niños chilenos en terreno. También tiene un aspecto político, donde uno trata de pensar en cómo tener un país mejor, invirtiendo en los derechos de los niños, haciendo todo tipo de campañas, como por ejemplo para evitar el maltrato infantil.

Su acercamiento con Unicef fue a raíz de que la familia de Benjamín hace una serie de actividades de beneficencia desde siempre. Por esa vía se contactaron con él. Vicuña asume que el sentido social lo heredó de su madre, Isabel Luco, y también de su colegio (el Sagrados Corazones de Manquehue). Todo se dio en forma natural. Sin embargo, confiesa que recién hoy se dio cuenta que todo eso le da sentido a su carrera profesional. “A veces uno siente que la popularidad que llega con la actuación está más asociada a lo superficial, pero es un rol que también me ayuda a utilizar el hecho de ser conocido para tener credibilidad y llegar a la gente como embajador”. En Argentina también va a trabajar para la Unicef.

-Hoy, como padre, ¿te estremece más ver a un niño?
-De hecho, sí. Una de los derechos de los niños es ser queridos y a mí me pasa, con Blanca, que me gustaría que todos los niños fueran tan queridos como ella, que tengan sus mismas posibilidades. Es muy dolorosa la diferencia entre los niños. Es abismante y vergonzosa. De eso se trata, de tener un país más amable, más amistoso, con mayor equidad.

Benjamín siempre reitera que lo que más espera es que las personas no pierdan su capacidad de asombro, pero cuando lo dice, no suena como una frase cliché. “Con los años uno se va acostumbrando a las malas noticias, a ver realidades extremas, etc. Y ese acostumbramiento es lo que hay que evitar. La idea es invitar a la gente a no transar en esa capacidad de asombro”.

-¿Cómo lo has hecho tú para no transar en esa capacidad de asombro?
-Tengo la suerte, con todas las actividades sociales que hago desde chico, de no haber perdido eso. Tengo un cable real. He sido testigo y eso es. Cada uno sabe cómo y qué tan generoso es. Yo no soy nadie para estar dictando cátedra al respecto, pero al menos puedo decir: “Es rico para el alma poder ayudar”.

-¿Te calma las culpas también? Las culpas del éxito, de tener…
-Ya no soy culposo. Todo lo que tengo me lo he ganado. En algún momento entré en esa dinámica y uno se tortura mucho… Si bien he tenido mucha suerte, tengo una familia preciosa, mucho amor. También me he roto la espalda trabajando y mi vida no ha sido para nada fácil, como muchos piensan.

“El que nada hace, nada teme”

 

   

 

Para Vicuña, vivir un tiempo en Argentina, era un paso fundamental. “Es importante, primero por la Caro, para ella es fundamental. Además estoy a dos horas de Santiago, entonces no me alejo de Mori ni de mis compromisos culturales. Voy a estar yendo a Santiago muy seguido, al menos una vez al mes. Creo que era un paso necesario, además no sólo voy a hacer una teleserie para Telefé, sino que también voy a hacer teatro y cine, en una película de época titulada ‘Felicitas Guerrero’, ambientada en 1800”.

Aunque no confiesa el nombre de la “tira”, sí adelanta que él es el antagónico y que es la primera vez que le toca hacer de malo en televisión. Además, es una producción que ya está vendida en 24 países (Rusia, Israel, Italia y Colombia, entre otros) y que espera que llegue a Chile. “Es una tremenda vitrina, pero además el personaje me sedujo mucho. Es un chanta divertido y oscuro”, dice.

-Aceptar una oferta aquí en Buenos Aires también se podría interpretar como que miraste en menos los ofrecimientos en Chile.
-No, no tiene que ver. Las cosas se dieron así y pesó lo familiar también.

-¿Qué te ha producido incorporarte a un proyecto con elenco desconocido para ti?
-Ha tenido toda esa adrenalina exquisita, como del primer día… Además el elenco es muy potente y consolidado.

Entre estas idas y venidas, aún no están descartados los ofrecimientos españoles, para participar en una serie y en una película, aunque por el momento Benjamín está concentrado en su nuevo rol y en la paternidad, por partida doble.

-¿Cómo te has llevado con los paparazzi?
-Bien. Nosotros somos una familia muy normal… El que nada hace, nada teme. (Se mata de la risa). La verdad es que antes causábamos más revuelo, porque veníamos de pasada; hoy vivimos acá. Uno se acostumbra también.

-¿Te molesta ser como el referente de pareja en Chile?
-Es que no somos una pareja perfecta. Somos igual que todos, con cosas buenas y malas. Somos luchadores por un concepto de familia.

-¿Qué es lo que te enamora hoy de Pampita?
-Hoy me cautiva su lado de madre. La generosidad que implica ser mamá es abismante, incluso llevarlo durante nueve meses, es algo que sólo puede generar admiración y desde ahí nace un amor nuevo, súper profundo y leal.

-¿Crees en el amor de pareja para toda la vida?
-No estoy casado, pero creo en eso. Más que, por una pose, es por mi naturaleza… Toda la vida me he inclinado por armar familia, núcleos, grupos. Hay gente que admiro profundamente y envidio, que son más libres, solitarios e individualistas. Yo necesito a mi mujer, a la Caro.

-¿Agobia tener todo tan consolidado, sobre todo tú, que eres tan inquieto y busquilla?
-No, todo lo contrario, me da mucha paz, aunque soy sumamente inquieto. Pero me tranquiliza solucionar ciertas áreas y no tener todo convulsionado.

-¿Son buenos partners con Pampita?
-Sí, muy buenos partners y somos bien gitanos.

-Ella dice que no…
-No, pero armamos y desarmamos. Ella es una gran compañera.

-Pampita tiene bien claro que a sus hijos, los van a criar en Chile.
-¡Qué bueno saberlo! (Y se ríe).

Entry filed under: Años anteriores. Tags: .

Nació el segundo hijo de “Pampita” y Benjamín Vicuña “Estamos chochos con Bautista”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: