“Con Benja tenemos un amor consolidado”

febrero 6, 2008 at 10:56 pm Deja un comentario

AHORA POSTEO LA ENTREVISTA COMPLETA!!!!   Razz

REVISTA COSAS
FEBRERO 2008

Exclusivo, desde Punta del Este, Carolina Ardohain:

“Con Benja tenemos un amor consolidado” 

 

Finalmente, los Vicuña Ardohain parten a Buenos Aires por unos meses. Benjamín aceptó la oferta de Telefé y a mediados de este mes deben estar instalados en la capital argentina, sobre todo porque Pampita tiene fecha de parto para la semana del 15 de febrero. El segundo hijo de una de las parejas más emblemáticas del mundo del espectáculo nacerá en tierra materna y eso le hace mucha ilusión a Carolina. La polémica que arrastra con su ex, Martín Barrantes, no la inmuta.

Por Carolina Honorato C., desde Punta del Este | Fotos: Gonzalo Romero | Asistente de fotografía: Ignacio Gálvez | Peinado y maquillaje: Juan Manuel Cativa | Ropa y accesorios: Charlotte

“Se especuló en los medios, desde el principio de mi embarazo, que nuestro segundo hijo iba a nacer en Argentina y a nosotros nos causaba mucha gracia, porque no estaba en los planes. Fue el destino y estoy feliz de que sea así, sobre todo por mi familia y amigos”, comenta de entrada la modelo, quien luce una “panza” preciosa, casi perfecta, aunque a ratos confiesa sentirse “demasiado embarazada” y es que el calor también la cansa.
Pampita, junto a su familia, aterrizó de vuelta de Punta del Este a mediados de enero y en sólo dos semanas organizó todo para su mudanza: buscó casa por Internet, doctor y clínica, que fueron recomendados por sus amigas.

“Recién supe lo de Buenos Aires, pero la verdad es que yo no me complico mucho. Nosotros viajamos con una maleta cada uno y listo”, dice. Con ese mismo relajo confiesa que, una vez instalada, irá a conocer a su futuro doctor. “No soy aprensiva al respecto. La verdad es que mi primer parto fue tan hermoso, tan fácil, que no me quedaron miedos para el segundo… Eso sí, te aclaro, que soy descomplicada, pero organizada. De hippie no tengo nada. Además, la experiencia de mi profesión me hizo viajar por años y eso me enseñó a que nada fuera improvisado; entonces, es algo a lo que estoy acostumbrada”.

–¿Estás emocionada con que tu hijo nazca allá?

–Sí, porque va a tener mi nacionalidad, aunque no creo que tenga mi acento. Creo que en el futuro vamos a vivir en Chile, sobre todo en los años escolares de nuestros hijos, pero no es algo que podría asegurar.

–¿Cómo crees que van a recibir a Benjamín allá?

–Benjamín es un encanto y muy querido en Argentina. No me cabe duda que ahora que lo van a conocer más, lo van a querer mucho más.

–¿Te agobia un poco volver a vivir la persecución mediática?

–Hay que enfrentar eso lo más natural posible, no hay que tomárselo tan en serio.

Una de las cosas que más emocionada la tuvo en estos últimos días fue el nombramiento oficial de Benjamín como embajador de Unicef. “Eso me llenó de orgullo. Para él, fue muy especial y es el principio de un largo camino que va a seguir recorriendo. Ser embajador de Unicef es estar comprometido con la causa al ciento por ciento”, dice.

Acoso y relajo

 
 Enero es el mes top de Punta del Este, donde en general se congregan diversas figuras de todo el mundo. En medio de toda esa vorágine estuvo instalada Pampita, junto a Benjamín Vicuña y a su hija Blanca, de un año y nueve meses.

–¿Descansaste?

–Sí, descansé, estuve con mis amigos, disfruté. Me encanta Punta del Este.

Ella veranea en Punta del Este desde que empezó a trabajar como modelo. “Ahí llegan revistas de todo el mundo, hacen castings, se pasean directores… Además, es un mes muy fuerte a nivel mediático, donde hay muchos desfiles. Y cuando vienes, inviertes un poco de tiempo en el trabajo y además disfrutas de la playa y del buen tiempo”, explica de entrada. Sin embargo, ese ritmo a full no estuvo presente en estas vacaciones, ya que ella se dedicó a disfrutar de sus vacaciones en familia. “Hice algunas fotos, pero nada más. Estuve más relajada por mi embarazo, así es que las actividades me las tomé con calma”, agrega.
Con una figura envidiable, Pampita hizo su vida entre las paradisíacas playas de Punta Piedra y José Ignacio.

Uno de los aspectos que más resalta en la mujer de Benjamín Vicuña es su serenidad, y eso que en “Punta” es una de las figuras que más acapara la atención. Es querida y requerida todo el tiempo. No pasa inadvertida en ningún momento. Todos la saludan, le tocan su “panza”, le preguntan por su vida en Chile, le piden una foto… Y ella, como siempre, sonriente, con palabras de amabilidad para todo el que se le acerque.

Es que Carolina Ardohain valora y respeta mucho el cariño de la gente. Y entre tanto comentario a su paso, lo que más se escucha es que su dulzura es una de las cualidades que más cautiva en ella. “No sabes lo que es Pampita en la Argentina. Siempre despertó mucha admiración. Caro es una chica dulce, que encanta a cualquiera, incluso a los más pequeños”, comentó una porteña que veraneaba en Punta del Este.

Obviamente halagada por el tema, Carolina comenta: “Fue algo que se dio solo, nunca fue provocado. Tengo feeling con la gente y con los niños. Soy lo más natural posible, jamás busqué ser un personaje, nada que no fuera cierto, porque con el tiempo es muy difícil mantenerlo. Por suerte les gusté así, me quieren tal como soy. Respeto y agradezco el cariño de las personas”.

Está claro que Pampita, a la hora de trabajar, es matea, le pone una energía extra. Esa es una actitud clave, que le permite crear una conexión mágica entre sus fotos y el público.
Y con ese mismo relajo se ha acostumbrado a enfrentar a la prensa. “Por supuesto que a veces invade y se pasa un poco, pero es parte de la profesión”, admite.

De las cosas que agradece Pampita, es que la fama la tomó de grande, lo que le permitió no marearse: “Nunca se me fueron los pies de la tierra. Siempre supe que éste era un trabajo muy especial, porque tiene muchos privilegios, pero que al mismo tiempo era igual que otro. Te demanda tiempo, sacrificios, hay que ser disciplinada, no es tan color de rosa como la gente se imagina”.

Carolina es una mujer bastante llevada de sus ideas, aunque asume que sabe ceder. Confiesa, de hecho, que está cada vez menos caprichosa. Eso sí, es organizada con la vida y no le gusta que le cambien las cosas, a pesar de que se ríe porque Benjamín siempre decide a última hora.

Algo que detesta son las injusticias, en cualquier grado. “Son de las pocas cosas que me cambian el humor”, dice.

Regalona, a más no poder, ese rasgo se intensifica en cada embarazo. “Me encanta que me cuiden. Yo también soy muy de dar al otro. Soy independiente, pero en los afectos, me encanta contar con otra persona”, explica.

Se reconoce como una persona austera, pero le gusta vivir cómoda. “No tengo miedo a ser pobre, porque soy trabajadora”.

–¿Eres consumista?

–Gasto sólo en cosas de valor, en arte, en viajes, pero no soy consumista. Nunca salgo a comprar lo que está de última moda.

–¿Las cosas se te han dado fáciles?

–Me he ganado lo que tengo. He trabajado duro. En la vida uno elige quién ser. Nunca me drogué, elegí ser sana. Busqué el amor y armar una familia.

–¿Qué no perdonas?

–No tolero las mentiras, el arribismo, el oportunismo o que te usen.

Una pareja privilegiada.

Desde que se conocieron, Pampita y Benjamín, hace casi tres años, ambos sintieron la certeza de que eran el uno para el otro. Y pese al romanticismo que ha marcado su historia, asegura: “Estamos enamorados. Soy una privilegiada, pero nunca olvido que uno debe trabajar todos los días por la relación, apostar y empezar de nuevo. Soy una romántica y a nosotros nos sale fácil. Valió la pena pasar por todo lo que pasamos para estar juntos, y aunque siempre es una apuesta, ésta resultó”.

–¿Crees en una relación para toda la vida?

–Sí, por supuesto, creo absolutamente. A nosotros nos funciona.

–¿Te afectó la llegada de Blanca en cuanto a la relación de pareja?

–No, nos enriqueció muchísimo. La adoramos, la llevamos a todos lados, pero nos preocupamos de tener nuestros momentos para salir o estar solos. Nos organizamos bien con eso.

–¿Qué te gusta de Benjamín?

–Si digo todo lo que tiene, me lo van a querer quitar (se ríe coquetamente). El es un hombre muy noble, me hace reír muchísimo, me tiene feliz, es muy transparente. Me da paz. Es un amor tranquilo y me gusta que sea así. No falta pasión entre nosotros, pero tenemos un amor consolidado, no me da ningún tipo de inseguridad.

–¿Qué te produce ser una pareja tan seguida en Chile y Argentina?

–No somos mucho “la pareja”. Tratamos de no sacarnos fotos juntos, de no ir a muchos eventos. Somos felices porque queremos serlo a toda costa. Somos buena gente, pero las fantasías de los otros son de ellos. Somos personas normales.

–¿Te gustaría trabajar en algún proyecto estable en Buenos Aires?

–No, no puedo meterme en un proyecto muy largo, ya que Benja tiene que volver a Canal 13 antes de fin de año.

–¿Qué te gustaría hacer?

–Cuando esté instalada en Buenos Aires veré qué sucede. Por el momento estoy concentrada en mi segundo hijo y quiero dedicarle mucha atención.

“No soy sobreprotectora”

Feliz de la vida que ha llevado en Chile, Pampita detalla: “Estoy totalmente adaptada. Ya tengo mis amistades y actividades. No me aburro ni nada. Me encanta Santiago, aunque siempre voy a ser de los dos lados, porque adoro mi patria”.

Entre sus rutinas, Pampita va mucho a ver obras de teatro, al cine (al menos dos veces a la semana) e incluso se da tiempo para la lectura. “Me alucina todo lo cultural…”.

–¿Extrañas a tu madre y hermanos?

–No. El hecho de ir seguido a verlos hace que esté más cerca. Además, hace años que estoy viajando y viviendo en otras partes.

–¿Te gustaría que tu hija Blanca tuviera tu misma independencia?

–Sí, me encantaría, y me gustaría que además sintiera que es de los dos países. Ya veremos qué pasa. Por el momento es muy regalona….

–En alguna revista argentina leí que Benjamín decía que quería que Blanca fuera “monja”…

–(Risas). No creo que sea monja, a pesar de que al papá le encantaría. Tampoco sé si va a querer ser artista, hay que ver qué pasión tiene.

–Pero hoy es una niñita que enfrenta con naturalidad las fotos.

–Sí y es obvio que lo va a ir tomando con más naturalidad, lo que sea cámara y fotos. Igual, no la exponemos mucho, somos re cuidadosos, tampoco somos exagerados. Si tengo que salir con ella, lo hago no más y vamos a tratar de que Blanca se tome la vida de sus papás lo más natural posible.

–¿Te ha sorprendido tu rol de madre?

–No, soy re tranquila. No soy sobreprotectora ni aprensiva… Y Blanca es bárbara, la verdad es que nos acompaña a todos los viajes, está con adultos, no es mañosa, juega con cualquier cosa. Se acostumbró a estar constantemente conociendo gente nueva. Es cariñosa. De verdad es que tiene una personalidad muy fácil, muy especial. Hay algo genético también, no creo que el mérito sea solamente nuestro.

Igual, Carolina es estricta en ciertas cosas, como el respeto de sus horarios y las comidas sanas. “Lo necesita y le hace bien estar organizada. Pero Blanca ya está muy grande, entonces me acompaña a todos lados, somos como amigas. Y cada día está más coqueta, incluso usa mis cosas”, confiesa.

Con respecto al hijo que viene en camino, aún no saben de qué sexo será, porque les gusta vivir la sorpresa, aunque por su forma de guata muchos aseguran que será hombre. “Me da intriga, pero no tanto como para averiguarlo. Me da lo mismo si es hombre o mujer. Lo bueno de tener un hijo varón, es que me quedo con la tranquilidad de tener la parejita, pero si es mujer, para Blanca es un regalo hermoso, tendría una amiga”.

Benjamín y Carolina quieren tener al menos tres hijos: “Y una vez que los tenga, podré contarte si vamos a seguir agrandando la familia”.

En el plano laboral, está claro que su participación en el programa “El Baile” de TVN marcó la carrera profesional en Chile de Pampita. “Fue mi primer paso en televisión, donde pudieron conocerme. Fue una experiencia increíble. Me fascinó aprender, bailar y el cariño de la gente, que en los últimos meses fue abrumador. Recibí muy buena onda en la calle, así es que lo gocé de principio a fin. Lo que se generó con el público fue un bonus. Nunca sentí una molestia porque me pidieran una foto, al contrario, me sentí cerca de la gente”.

No engancha en polémicas con su “ex”

Una noticia que ha estado rondando en estos días el nombre de Pampita es el anuncio de su ex marido, el polero argentino Martín Barrantes, de que ha presentado una querella por injurias en su contra, acusándola de filtrar a la prensa la declaración hecha a la justicia, donde lo acusa de “poco hombre”, “mantenido” y “agresivo”.

–¿Cómo va lo de tu divorcio?

–No sé. No tengo expectativas de cuándo va a terminar. Es que no puedo hacer nada.

–¿No te angustia?

–Ya pasé por un momento más angustioso, que fue al principio, pero ya lo viví. Hoy sólo tengo que esperar que algún día salga. El tema me da igual.

–Pero el año pasado salió mucho detalle en la prensa.

–Me dio mucha impotencia que pasara algo así. Fue doloroso, una falta de respeto y espero que no vuelva a pasar.

–Además, ahora salió que tu ex quiere que le pidas disculpas públicas por las declaraciones que supuestamente hiciste en el juicio de divorcio, donde habrías señalado que él es “un poco hombre, agresivo y mantenido”.

–…(No hay respuesta).

No responde ni se engancha con el tema. Lo considera de mal gusto e incluso se dice que hace mucho tiempo que la prensa argentina ni siquiera le pregunta por él.

–Tu actitud es muy positiva. ¿En general, te enganchas poco con las cosas malas?

–Para mí, cosas malas, son cosas graves, enfermedades, accidentes, falta de trabajo, pero la verdad es que nuestra vida está llena de momentos bonitos… A los dos nos encanta todo lo que hemos formado, la familia que tenemos, nuestras profesiones, entonces soy muy consciente de lo que tenemos y que es maravilloso. Tengo los pies en la tierra y sé que hay cosas tanto peores. A lo único que me aferro es al bienestar de mi familia…

–O sea que tampoco te afecta mucho lo que se diga de ti en los medios.

–Quizás al principio me da rabia, pero eso no dura más de un día. Eso lo aprendí con el tiempo. Antes mi carrera era lo único, entonces tal vez ahí me importaba más, pero hoy estoy enfocada en otras cosas.

Otro momento difícil para Pampita, lo vivió hace unos años, cuando sufrió un accidente muy complicado. “Fue al empezar mi carrera. Yo, además de modelo, era entrevistadora para un programa de televisión y habíamos viajado al interior a hacer una nota a Marcelo Tinelli. Al regreso volcamos y estuve varios meses sin poder caminar”.

–¿Qué sentiste al estar postrada?

–Ese era el momento peak de mi carrera. Venía llegando de Nueva York, estaba trabajando a full, feliz… entonces fue un shock. Al principio uno da gracias por estar viva, pero con el tiempo te conectas con la impotencia de no poder moverte. Estaba de muy mal humor.

–¿Te pusiste más aprensiva con la vida?

–Siempre fui muy cuidadosa. No llego a límites extremos en ningún sentido, pero soy muy respetuosa de los autos, de los vicios, de los peligros.

–¿Tienes ofertas laborales en Chile?

–Sí, ofertas de todo tipo. De televisión, de actuación, de conducción. He hecho de todo en mi carrera, así es que no hay nada que sienta que no podría hacer.

Le encantaría trabajar en televisión, ya que su carrera como modelo siempre fue acompañada por la pantalla chica.

–¿Te afectó estar en Punta del Este, de ocho meses, y no poder hacer algunas cosas o que tu cuerpo no esté perfecto?

–No me da ni melancolía. En el primer embarazo me daba intriga imaginarme cómo iba a ser mi cuerpo después, pero la verdad terminé estando mejor que antes.

–Igual, para estar en forma, te matas haciendo deporte.

–La genética me ayuda. Con un poco de training prolijo recupero mi figura después de cada embarazo, pero tiene que ver con mi profesión, no es un sacrificio. Eso sí, te aclaro que yo gozo con el embarazo, me fascina y me doy todos los privilegios.

La verdad es que no se entiende cómo lo logra. Porque, a pesar de sus ocho meses de embarazo, está con una facha espectacular. Y eso se nota, sobre todo, cuando fue retratada para las fotos de esta entrevista en la playa privada de una de las casas que arrienda Pancho Dotto.

Y mientras Pampita posaba, las modelos que estaban instaladas ahí trabajando, la contemplaban, dejando en evidencia su total admiración.

Entry filed under: Años anteriores. Tags: .

“Benjamín tiene frescura y un carisma especial” Se viene la segunda temporada de Huaiquimán y Tolosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: