`Aprendí a dejar los rumores de lado´

noviembre 12, 2007 at 12:38 am Deja un comentario



EDICION N° 134 – 12 de Noviembre de 2007

Nota de tapa: Pampita    

  `Aprendí a dejar los rumores de lado´ 

 
 
  Un divorcio con ribetes escandalosos, un segundo embarazo y una nueva vida en Chile -con logros televisivos incluidos- de la que se tienen pocos detalles, hacen de Carolina “Pampita” Ardohain una de las bellezas argentinas más buscadas del momento. Invitada por LUZ pasó por Buenos Aires, y lejos de las actitudes esquivas que la caracterizaron, habló de su presente en una entrevista sin concesiones.
   

   
 
Cinco meses, unos cuantos ritmos y el protagonismo casi absoluto en la final de El baile de TVN -ciclo similar a nuestro Bailando por un sueño-, le bastaron a Carolina “Pampita” Ardohain para hacerse de un espacio propio entre las personalidades trasandinas.

Mientras tanto, la noticia de su embarazo y los detalles íntimos de su divorcio con Martín Barrantes ganaron la calle ocupando programas y páginas enteras a uno y otro lado de la cordillera. Pero ella, lejos de salir al cruce de las noticias, continuó sonriendo, ensayando con su compañero y dejando en el camino a diez de las doce parejas que participaron del certamen. Sin embargo, y por votación del público, el premio mayor quedaría en manos del galán Francisco Reyes tras un reñido 46 a 54 por ciento a favor del chileno.

A pocas horas de la gala final, y sin el más mínimo rastro de cansancio, la modelo llegó en avión a nuestro país invitada por LUZ. Sincera, sonriente, feliz, la nueva Pampita abrió su intimidad sin concesiones y dejó adivinar un presente armonioso y plagado de afectos, donde Blanca y Benjamín Vicuña -su hija y su pareja, respectivamente-, tienen un protagonismo indiscutido que sólo cederán, en parte, ante la llegada de un nuevo integrante de la familia, en febrero próximo.

-Hace apenas unas horas acaba de terminar la tercera edición de El baile de TVN, la versión chilena de Dancing with the stars donde participaste junto a otras doce parejas, ¿cómo resultó la experiencia?

-Apenas me lo propusieron dije que sí instantáneamente. Primero porque el programa va por uno de los canales más importantes de Chile, y segundo, porque las temporadas anteriores habían tenido muy buen rating, así que tenía la seguridad de estar dentro de un proyecto increíble. Además, nunca había hecho nada en la televisión chilena, y como hace ya dos años que estoy allá, pensé que era un buen momento para empezar a transitar mi propio camino.

-¿Cuando te convocaron ya sabías que estabas embarazada?

-No, me comprometí sin saberlo. Y cuando se lo planteé a los productores para que ellos decidieran qué querían hacer, convenimos que lo mejor era hacerlo hasta donde el cuerpo me diera.

-Y llegaste a la final…

-Sí, fue increíble. Yo pensé que a lo sumo duraba un mes. Pero después, a medida que iban incrementándose los ensayos, mi cuerpo fue entrando en ritmo y se empezó a generar un feeling muy lindo con el público.

-Aquí fue muy comentado un episodio con Francisco Reyes, el galán chileno con el que competiste en la final y que terminó ganándote. ¿Es cierto que él te acusó de tener “aires de diva”?

-Nada que ver. No sé de dónde salió eso. Somos re-amigos, nos conocemos desde antes del programa, porque él hacía una obra con Benjamín. Incluso él salió a decir en el programa que le daba mucha pena que se inventaran estas cosas.

-¿Esta fue tu primera experiencia de trabajo intensa desde que sos mamá?

-Sí, desde que Blanca nació estuve muy dedicada a ella y a mi familia, tuve un perfil muy bajo y no quise exponerme demasiado.

-Tengo entendido que a partir del programa tu nivel de popularidad en Chile creció ¿notás el cambio?

-Sí, ahora ya no paso inadvertida en ningún lado, que era algo que sí me ocurría al principio, cuando me fui a vivir a Chile.

-¿Y recibiste más propuestas para trabajar?

-Sí, para actuar, para conducir programas de entrevistas o matinales, que son los ciclos que van a la mañana y allá son muy fuertes.

-¿Qué te gustaría hacer?

-Todavía no lo pensé. Por ahora quiero dedicarme a mi embarazo, irme de vacaciones a Punta del Este, y después veré.

-Mientras vos ganabas fama en Chile, acá se difundían detalles íntimos del trámite de divorcio con Martín Barrantes, ¿estabas al tanto?

-Sí, por supuesto. Pero la verdad es que estaba muy concentrada en el programa, no podía salirme del proyecto y tenía que estar muy bien de ánimo, así que traté de que me afectara lo menos posible.

-Pero alguna reacción te habrá generado la noticia…

-Impotencia, y por supuesto, me quedó una sensación de injusticia muy grande. Pero en los últimos años me hice tanta mala sangre que aprendí a dejar de lado los rumores para que no me afecten tanto. Me cuesta, pero hago un esfuerzo para que así sea. Y eso que lo que pasó hace unos años es menor a la difusión de estas declaraciones.

-¿Tenés alguna pista acerca de quién pudo haber filtrado esta información?

-No, no tengo ni la menor idea.

-¿Pudo haber sido una estrategia de Martín?

-Creo que ninguna de las partes quería hacer público esto… creo.

-¿Creés que podría perjudicarte en tu carrera?

-No, ya a esta altura estoy curada de espanto.

-¿Tampoco sentiste la necesidad de salir a defenderte o a dar tu versión de los hechos?
 
-No tengo que dar explicaciones porque esto ya no es parte de mi vida.

-¿Ni ahora ni cuando se te acusó de infiel?

-No, porque uno sabe la verdad. Una cosa es lo que se ve y lo que la gente piensa que ve, y otra cosa es lo que sucede. No necesito dar explicaciones sobre mi vida, ni nunca se me ocurrió tampoco.

-¿Te avergüenza o te molesta que te pregunten al respecto?

-No, porque es parte de un proceso y hasta que no termine el tema va a estar presente. Aunque si me dan a elegir prefiero no dar detalles.

-¿El hecho de estar con Benjamín te ayuda a sobrellevar mejor este proceso?

-Sí, porque él piensa parecido a mí. Además sabe, por su profesión, lo que es estar expuesto. Está maduro en ese sentido y es un gran apoyo para mí.

-¿Cómo es tu vida en Chile?

-Muy tranquila. Vivimos en una casita muy linda en el cerro, donde en invierno nieva. La vida es sumamente distinta allá, más familiar. Llevo a mi hija al jardín y tengo un montón de amigos nuevos con los que me encuentro, voy al cine o a almorzar.

-¿Extrañas Argentina?

-Sí, de todas formas vengo una o dos veces al mes para trabajar y ver a mi familia. Y si puedo la traigo a Blanquita conmigo.

-¿Tu mamá los visita en Chile?
 
-Por supuesto. Y ahora que está Blanca mucho más, todo gira en torno a ella.

-Cómo mamá, ¿qué es lo que más te costó?

-Me tomé la maternidad muy naturalmente. No me puse metas, fui aprendiendo en el camino y me encantó la experiencia. Tuve la suerte de no tener que salir a trabajar al otro día, así que pude descansar, jugar y disfrutar los primeros meses de Blanca.

-Y esta segunda maternidad ¿cómo la vivís?

-Muy bien, nosotros queríamos tener otro hijo rápido. Nuestro primer embarazo fue muy fácil y Blanca tuvo un muy buen primer año, vamos a ver cómo es ahora con dos.

-¿Tenés pensado quedarte definitivamente en Chile?

-Creo que nuestro hogar va a estar en Chile, aunque a Benjamín, por su trabajo, le toca viajar y a mí me gusta que pueda hacerlo en familia. Él se va por seis meses y entonces cargo los niños y lo sigo. Me gusta que tenga alas, que sepa que cuenta con eso, que yo lo acompaño.

-¿Y tu futuro laboral dependerá del de él?

-Sí, porque lo mío se organiza. Yo puedo viajar y hacer una campaña que dura seis meses en un día.

-Por lo visto, no te cuesta nada renunciar a tu carrera por acompañarlo en la de él, eso habla de un amor muy grande…

-Es que realmente Benjamín es un ser muy talentoso, y sería una pena que yo lo tire para abajo.

-¿Es el gran amor de tu vida?

-Sí, por lo menos hoy por hoy puedo decir que sí.

-Cuando mirás para atrás y hacés un balance de todo lo que te pasó, incluso lo bueno y lo malo, ¿todo tuvo sentido?

-Sí. La mujer que soy hoy es el resultado de las experiencias que viví todos estos años, de un camino que transité de a poco, por decisión o destino. Y ahora me queda todo un camino por delante para seguir recorriendo.

-Sin rencores…

-Sin rencores.
 
 
  Autor: Gabriela Semmartin.
  Fotos: Cristian Welcomme. 
  Estilismo: Matilda Blanco.
  Asistente de producción: Yamila González. 
  Maquillaje: Estefanía Novillo para Frumboli-Novillo con productos Lancôme. 
  Peinó: Margarita para Estudio Lamensa. 
  Agradecimiento: Hotel 725 (Locación). 

Entry filed under: Años anteriores. Tags: .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: