Vicuña Y Swett: Los nuevos amantes

octubre 19, 2007 at 11:07 pm Deja un comentario

REVISTA EL WIKEN
EL MERCURIO
viernes 19 de octubre de 2007 
   
 
 
Vicuña Y Swett  

Los nuevos amantes 

 
 
   
 
“El amante”, la célebre obra de Harold Pinter – premio Nobel 2005- , es el estreno que eligió el Centro Mori para desembarcar en el Parque Arauco. Eso tras adjudicarse la licitación que buscaba un giro en la programación de ese teatro. María Elena Swett y Benjamín Vicuña serán los actores que asumirán el reto y darán vida a una pareja en la que hay tanto amor como odio. Tanta sofisticación como perversidad. Sergio Paz conversó con ellos, y aquí está lo que descubrió.

Por Sergio Paz

Sólo falta una semana para el estreno y, ciertamente, hay nerviosismo. Claro que es un nerviosismo que mueve, que activa, que incluso para los pelos. María Elena Swett y Benjamín Vicuña, con la dirección de Mauricio Pesutic, llevan más de dos meses trabajando en ‘El amante”, una obra de Harold Pinter, el dramaturgo inglés, premio Nobel 2005, que para esta pieza (traducida por Luz Croxatto) dio vida a una pareja dispareja, tan sofisticada como llena de problemas, que a mediados de los años 50 vive en una aislada casa en la que todo puede pasar.

Es inminente. En pocos días más, las 250 personas que caben en el ex Teatro del Parque, ahora Mori Parque Arauco, podrán ver una obra que costó más de seis millones de pesos, incluidos los dos mil dólares que se enviaron al viejo Pinter, vía ATN (Sociedad de autores nacionales). Claro que no es exceso o falta de dinero lo que genera tensión. Lo que aquí tuerce las arterias es la exigencia del montaje.

‘Estamos haciendo exactamente lo que el autor quiso. No es una adaptación ni una versión libre. Por eso hay que estar alertas”, es lo primero que dice Vicuña al bajar del escenario. Uno minimalista e intenso. Con una decoración tan design como decadente.

Son las seis y cuarto de la tarde. Y el teatro está vacío. ‘Hoy ensayaron desde las diez de la mañana”, me sopla una de las productoras. Saco cuentas. Es harto: más de ocho horas disparando. Disparándose. Una rutina que se repite desde hace meses. Todo para interpretar a Sarah y Richard (Sara y Ricardo) una sofisticada pareja en cuya relación el autor ha colgado todos los arquetipos del amor. Y del odio. Léase el juego seductor, la pulsión criminal, la rutina, el agobio y la certeza de que existe un tercero. Un amante.

‘Si vienes en pareja, es imposible no sentirte identificado. Los personajes revisan todos los lugares comunes de las relaciones, sin ser simplones ni caricaturescos”, dice Vicuña.

Mientras, en la sala de maquillaje, Mane y Vicuña se miran. Se auscultan. Escuchan atentamente sus respuestas. Se nota que recién ahora se están conociendo. Sirven para eso los cafés que llegan del Starbucks. También para que Benjamín asegure que esta obra será un hito en su carrera. ‘He hecho muchas cosas para denostar, gritar y finalmente desparramar todos mis dolores. Pero esto es otra cosa. Éste es un teatro más reflexivo, de contención. Ayer Pesutic recordaba una frase que creo es de Camus: ‘la velocidad, la fuerza de un caballo, no la puedes medir en un galope sino cuando lo frenas’. Así me siento en esta obra. Afirmándose para no explotar”.

El Vicuña que está ahí, enfrente, no es el chico cool que promociona MP3. Sino un tipo que, pese a sus 28 años, se nota maduro, con historias a cuestas, listo para traspasárselas a un personaje de, al menos, diez años más que él.

– Esta pareja está mal. ¿Qué piensan? ¿Cómo se salvan si es que se salvan?

‘Yo creo”, dice Benjamín, ‘que lo único posible es la muerte. La de ellos es una de estas relaciones que no tienen salida. Hay un momento en que Ricardo se agacha y ella piensa en matarlo. Es algo muy sutil. Pero pasa. Como cuando estás en un balcón tomándote un traguito y, de pronto, piensas: Uf. ¿Y si se cayera? Como si no quiere la cosa”.

‘Y eso es un sentimiento mucho más normal de lo que se podría creer”, acota Mane.

‘Yo creo que muchos van a salir aliviados”, agrega Vicuña.

– ¿De verdad creen que es tan normal una relación así?

‘Por supuesto. Si no lo sintiera así creo que habría que preocuparse”, comenta Benjamín. ‘Es parte de la convivencia. Del amor. Con las personas que uno más ama se despiertan todo tipo de pasiones. Y si no se despiertan, entonces hay que hacerse ver”.

‘Entonces voy a tener que hacerme ver”, comenta Mane – casada con el también actor Felipe Braun- , ‘porque yo vivo una relación sin pulsión suicida, ni tan violenta, ni tan intensa”.

‘Pero esto no tiene que ver con una enfermedad o un desequilibro”, se defiende el actor, pareja de Pampita. ‘No es que yo sea un psicópata que va por la vida pensando en matar a mi mujer”.

Historia de un montaje. Desde hace varios años Mauricio Pesutic estaba obsesionado con la idea de montar ‘El amante”. Un día estacionó su escarabajo frente a la casa de Vicuña – con quien siempre ha sido amigo- y se bajó con la obra. Pasaron un par de años y, finalmente, las cosas se dieron. El día del estreno de ‘Manuel Rodríguez”, miniserie en la que Vicuña y Swett trabajaron juntos, Mane se llevó ‘El amante” a su casa. Se sentó en el living. Y lo leyó en una hora. Quedó encandilada y supo que ahora podría saldar una vieja deuda con el teatro. Porque tras egresar del Duoc, Mane Swett sólo montó ‘Sueño de una noche de verano”. Luego la llamaron de la TV.

‘Es increíble confirmar que lo que estamos hablando es cierto. Pasa. Anoche, por ejemplo, conversando con una amiga, me di cuenta de que ella fue amante de su marido durante mucho tiempo”, cuenta Mane. “Y en un principio recordé la esquizofrenia de los personajes de Pinter y dije: ‘mis amigos están mal’. Pero ahora debo decir que todo se hace muy cercano. Incluso en la cotidianidad marital escucho el tono de mi personaje. ‘¿Vas a llegar muy tarde?’ ‘¿Qué tal tu día?’ Hay mucho ping–pong y no es falta de amor: es cotidianidad.

– ¿Qué cosas, de tu relación de pareja, ha cuestionado esta obra?

‘A mí lo que más me llama la atención es el machismo. En muchas cosas soy bastante machista, pero ésta es una obra que me violenta por el lugar de la mujer. Ella no trabaja, espera al marido, debe cocinarle y cumplir con sus labores conyugales…”.

“A él le disgusta más que no le sirvan un plato de comida que el hecho de que ella tenga un amante”, dice Benjamín. “Si yo fuera sicólogo diría que ellos transformaron su hogar en una cárcel”.

– ¿No hay esperanza acá?

“Hay un final abierto. Pero generalmente pienso que estos dos se van a matar sí o sí”, dice él.

“Hay días en que he sentido esperanza. Pero hay otros días en que todo se va al carajo”, dice ella.

“EL AMANTE”

De jueves a sábado. 22:30 horas. Teatro Mori. Boulevard Parque Arauco. 2990700. $7.000 general; $4.000 est. y 3era edad; sábado $7.000.

Sergio Paz.

Entry filed under: Años anteriores. Tags: .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: