EL PERFECTO.

febrero 13, 2007 at 8:24 pm Deja un comentario

REVISTA YA
EL MERCURIO
martes 13 de febrero de 2007
   
 
EN EL DÍA DE LOS ENAMORADOS: 

EL PERFECTO.

 
   Llega el día de los enamorados, una de las festividades más temidas del año por la comunidad soltera del país. Y como el mercado de hombres disponibles está pasando por un período de dramática escasez, tuve que ingresar al laboratorio a crear al hombre perfecto. Nuestro novio ideal, con pedacitos de lo más selecto de nuestros machos chilenos. Un experimento genético, un Frankestein de regalo para quienes buscan a su media naranja y aún no la encuentran. Total, soñar no cuesta nada.

Por Consuelo Aldunate.

EL ENTUSIASMO ABSURDO Y PERMANENTE:

Cuando uno está en una relación de pareja, uno de los grandes fantasmas que asustan es la odiada rutina. Esa pareja que andaba por la vida en eterna aventura, se encuentra un sábado en la noche en cama completando sudokus, buscando rellenar como sea las casillas para quedar como inteligente. La rutina, asesina de tantas relaciones, ha llegado para instalarse, y las parejas terminan aburriéndose por falta de factor sorpresa.

Por eso, por su eterna capacidad de inventar nuevos proyectos, y porque seguramente la rutina no debe existir en la cabeza del ex senador, ex candidato a presidente, actual veraneante en Caburga y padre del proyecto Mapocho navegable, Sebastián Piñera personifica el entusiasmo inagotable, los panoramas novedosos y creativos. Para muchas puede pasar por latero o auto referente – ¿quién soy yo para criticar a quien habla harto de sí mismo?- pero Piñera jamás se debe quedar sin ideas nuevas para entretener a cualquiera. ¿No hay nada más que hablar en el asado? Zas, él toma su bote y parte a buscar a la entonces candidata y actual Presidenta, para que se pegue un guitarreo. Ese nivel de producción es lo que uno busca en el novio. Un emprendedor permanente. Así como él ha peleado por convertir a nuestro nunca bien ponderado Mapocho en un río de esos por los que circulan los barcos, yo creo que sólo él tiene la visión de futuro suficiente como para verme a mí convertida en la abuela entretenida que algún día seré.

Además, si se queda sin ideas, siempre tendrá acceso fácil a pasajes en Lan. Aunque le juegue en contra tener el hermano de la eterna boina, si se suman puntos a favor y en contra, Piñera y su eterno entusiasmo son atractivos para cualquier mujer. Y la fortuna personal sólo lo hace más atractivo.

EL INSTINTO PATERNAL COMO AFRODISÍACO:

¿Hay algo más sexy que ver a un padre jugando con su hija, me pregunto yo, mujer que por muchos años padeció del complejo de Electra? Y sí, hay algo más sexy: que ese hombre sea Jorge Zabaleta. Gracias a Dios por la publicidad de Papi Ricky, “Papi Guapi” para las más cercanas. Así como las revistas de novias son pornografía para la mujer que sueña con un anillo en su dedo, el comercial de la nueva teleserie de Canal 13 es pornografía para una soltera de 30 y algo, que busca un hombre para consolidar una relación de pareja. “Papi Guapi”, con su regaloneo paternal en blanco negro y colores, es lo mejor que nos ha pasado desde “Machos”, en términos de comerciales inolvidables. Quien esté tras esas piezas de arte, sabe darnos lo que las mujeres queremos.

Guapo a más no poder, Jorge Zabaleta está ahí, en pantalla, a todas las horas, encarnando el padre que todas soñamos para nuestros hijos. Él piensa sólo en su hija. La regalonea y hace que una, desde el otro lado de la pantalla, esté pensando cómo se hace para conseguir un hombre así. Así de guapo, así de buen padre, así de enamorado platónicamente de su hija. Si alguna vez logro reproducirme y tengo una hija, quiero que el padre la trate así, como si fuera la polola. Y yo compartiría el cetro de reina del corazón de mi marido sólo con una hija. Total, al hijo lo voy a criar para que sea un pollerudo, así que el padre puede quedarse con la niña. Pero tiene que ser como Jorge Zabaleta. Eso es inapelable.

EL ETERNO MISTERIO:

Así como hay muchas que se estresan cuando el novio tiene menos tema de conversación que el cuerpo de avisos económicos, hay algunos que traen bajo la manga tantas historias que no hay cómo aburrirse. Entre todos ellos, escojo a Carlos Pinto. Claro, él sabe de miserias, por “Mea Culpa”; de aventuras de la dimensión desconocida, con “El Día Menos Pensado”; y de encuentros con el diablo, con su serie “El Aval”.

Además, tiene la gracia de caminar con efectos especiales propios: ¿puede alguno de los hombres que uno conoce tener todos los días una historia impresionante, y partir entre medio de la niebla después que termina de contarla? ¿Cuántos hombres salen con esas reflexiones en frases para el bronce con que Pinto nos agasaja en los capítulos de Mea Culpa? ¿Ah? ¿Cuántos?

Ante hombres que cada día salen con las mismas excusas, del tipo “te iba a llamar, pero no tenía señal”, un hombre que tenga un abanico de historias para dar y regalar es un verdadero sex symbol. Carlos Pinto y su narrativa non stop es algo que uno echa de menos en nuestros machos.

LA CHEQUERA EQUILIBRADA:

Llega comienzo de mes, y mientras a las nueve de la mañana una celebra que la empresa hizo el abono en la cuenta corriente, a las tres de la tarde, luego de pagar las cuentas, llega el pánico: ¿cuánto falta para que vuelvan a depositarme? La mala costumbre femenina, de endeudarnos con uno, dos, seis cheques, nos convierte en enemigas del balance de la chequera. Y nadie puede ser feliz si tu billetera te tiene sobresaltada.

Por eso, se necesita un hombre hábil en el arte de los números. Y mientras muchos alegan en contra del ministro Velasco, yo recuerdo con cariño a nuestro Nicolás Eyzaguirre. Deslenguado, bueno para pararle el carro a cualquiera, y que además, nos dejó con plata a favor antes de retirarse a sus cuarteles de invierno. Si él fuese el encargado de ponerle la nota de cordura a mi chequera, mi vida sería más fácil. Si tuviera un tipo así al lado, que me dijera “no pues, deje en cero la cuenta de la tarjeta de crédito pues gordi”, dormiría más tranquila. La vida a su lado sería perfecta. Grande Nico. ¿Te da lata ordenarme las platas?

Si uno se embarca en una relación de pareja, sueña con que el proyecto funcionará. Obvio, si se asume el fracaso antes de tomarse la mano por primera vez, es poco probable que esa pareja llegue al altar.

Si hay alguien que ha probado tener una fe ilimitada en los proyectos, aunque el resto le diga que no va a funcionar, es el ministro de transportes, Sergio Espejo. Todos alegan que el Transantiago será un fiasco en el corto y largo plazo y él, deja que los perros ladren. Ha salido, tarjeta Bip! en mano, a convencer desde la señora de la periferia, hasta a los empresarios más encumbrados, que todo andará sobre ruedas. Este hombre tiene la fe en sus proyectos que tanta falta le hace a los hombres de nuestro país. No se enrolla preguntándose para dónde va esta relación (o la micro). Él actúa. Defiende a brazo partido a su Transantiago, tal como una quisiera que la trataran en público.

Un Quijote de nuestros años, con una confianza en que las cosas resultarán digna de ser imitada. Un aplauso para el tesón del ministro Espejo.

LA PERFECCIÓN:

Oh, Dios, la perfección. Hemos armado al hombre ideal con pedacitos de otros machos, que han aportado a este engendro de ficción la sabiduría, el entusiasmo, la fe, el instinto paternal… pero somos humanas. Y este engendro no estaría completo si no sumáramos a la ecuación la sonrisa más cautivadora que ha pisado nuestra humilde y angosta franja de tierra. Que me perdonen Pampita y Blanca, pero su hombre, Benjamín Vicuña – que vemos tan poco en la tele, ¿qué pasa, Benja? Te echamos de menos- es la sonrisa que uno quisiera ver todas las mañanas al despertarse.

Si a este hombre perfecto que hemos inventado tuviésemos que darle un envase acorde a tanta cualidad, yo, humildemente, pongo todos mis votos en Benjamín Vicuña. Galán de teleserie, padre preocupado de su hija Blanca, discreto, coquetón, que con una sola levantada de cejas, nos deja contentas. Por su culpa me descuentan mensualmente un aporte a UNICEF desde mi cuenta corriente. Por su culpa me obsesioné un tiempo con los caballos y las carreras del Club Hípico, por su papel en una teleserie. Por su culpa estoy como estoy. Benjamín Vicuña, ay, la perfección. Por eso es que ando armando hombres que no existen. Por culpa de esas dos margaritas maliciosas que juegan con él cuando sonríe, ese pelo eternamente chasconeado y su aire de “uy, así me levanté y no te creo que me veo enfermo de guapo”. Por su culpa. Por Benjamín. Por él. Demonios.

Consuelo Aldunate..
_________________________________________________________________________________

JAJAJAJ!!!!!     alabar IDOLA !!!  LA CONSUELO ALDUNATE…. CONCUERDO 100% CON ELLA Y ME SIENTO SUPER IDENTIFICADA….. avergonzado xd

Anuncios

Entry filed under: Años anteriores.

Comentario “El ser perfecto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: