“De Pampita me enamoró su mirada”

enero 19, 2007 at 1:25 am Deja un comentario

mallo mallo mallo mallo mallo mallo mallo……   HACE TIEMPO NO LEIA UNA ENTREVISTA BUENA AL BENJA….  NO SÉ SI A USTEDES, PERO A MI ME DA COMO UN “ORGULLO” SABER QUE LO LEEN EN OTROS PAISES… Y ÉL SIEMPRE SE MUESTRA IGUAL DE ÍNTEGRO…CON VALORES Y POSTURA FIRME FRENTE A SUS IDEALES Y SUEÑOS…..    ….  ojo!!!! …. Argentinos,  que no estan tratando a cualquiera…él es un ARTISTA, CON LA SENSIBILIDAD A FLOR DE PIEL: !!!!!…. aplaude


Fecha: 19/01/07

HOMBRES

“De Pampita me enamoró su mirada”
 

Benjamín Vicuña

 

Hijo de una familia tradicional que no quería que fuera actor, pareja de Pampita, colaborador de UNICEF, militante contra la pobreza y admirador de Michelle Bachelet, el chileno que conquistó a la argentina más linda recibió a Para Ti en la casa que comparte con su mujer y su beba, Blanca, en Punta del Este. Habló sobre su vida, su carrera, su familia y cuenta cómo es ser “el marido de…”.

Cada vez que aparece Pampita en escena, la gente y la prensa se revolucionan a su alrededor, y en segundos ella pasa a ser el centro de toda la atención. Con el perfil más bajo posible, a su lado se lo suele ver a él, su pareja y padre de su hija, que siempre que puede la acompaña y soporta estoico el acoso sobre su mujer. Habla tranquilo y sonríe todo el tiempo, incluso frente a las cámaras, que sólo se le acercan para preguntarle por el divorcio de su pareja con Martín Barrantes o si se lo cruzó en la playa esteña. Y aunque no debe de ser fácil, Benjamín Vicuña juega callado el papel que le toca en esto de ser “el marido de la mujer más linda y sexy de la Argentina”. Para él, “la Caro”.

El actor chileno viajó a Punta del Este en plan de descanso y para acompañar a Pampita, que alterna relax con mucho trabajo.

“Tengo 28 años, soy actor, amo mi trabajo, tengo una familia increíble que le ha dado un vuelco a mi vida y soy feliz”, así se presenta para dar una idea simplificada de su presente. En pocos días se estrenará en nuestro país Fuga, la película que protagonizó junto a Gastón Pauls.

–Te criaste en una familia tradicional y conservadora de la sociedad chilena pero elegiste ser actor, ¿cómo vivieron eso tus padres?

–La carrera de actor no era la ideal para mi familia y se opusieron. Ellos hubieran preferido que fuera ingeniero, abogado o arquitecto, como mi hermano. Al principio fue un gran lío, me distancié y tuve que irme de la casa. Pero con los años se dieron cuenta de que esto es lo que amo hacer y lo que hace que cada día me levante feliz de la cama. Y al final lo aceptaron, porque a los 20 años, cuando recién empezaba, me llamaron del Teatro Nacional de Chile, que es como la “selección” del teatro.

–O sea que te aceptaron una vez que te fue bien.

–Sí, sé que suena feo porque es exitista, pero ahí se quedaron tranquilos porque se dieron cuenta de que no me había equivocado, de que lo estaba haciendo con el corazón y con mucho esfuerzo. Porque, además, no tenía ningún contacto y me fui a estudiar a la Universidad Nacional de Chile, que es estatal, a la que sólo ingresan los mejores puntajes a través de un examen de admisión. Esa fue de las mejores cosas que me pudieron haber pasado; me abrió mucho los ojos. Yo venía de un mundo bien chiquito y entrar ahí, que es un lugar muy pluralista, me acercó a uno enorme, y eso fue súper enriquecedor para mi persona. Además, me dio un orgullo tremendo, porque todo me lo aguanté bien solo.

Vicuña llegó a Punta del Este para acompañar la agenda laboral de su mujer y descansar en familia. Pero también aprovecha la estadía para entrenarse en escenas de riesgo a caballo ya que, cuando regrese a Santiago de Chile, en febrero, comenzará a rodar una película sobre la vida del héroe de la independencia chilena Manuel Rodríguez, un papel soñado por él: “El es un héroe revolucionario, un personaje muy popular en mi país, que peleó por la independencia de la mano de San Martín y que además era una persona de gran conciencia social, comparable al Che Guevara de ustedes, en ese sentido. Y era un hombre ilustrado, no un bandolero improvisado. Es un personaje que estaba buscando”, cuenta el actor, quien este año volverá a protagonizar la segunda temporada de Huaiquiman y Tolosa (la versión chilena de la serie argentina Mosca & Smith). Además, Vicuña dedica su tiempo a Teatro El Hijo, la compañía teatral que fundó junto a sus compañeros al finalizar la universidad, y al Centro Cultural Mori, que creó con su colega, compatriota y celestino (fue él quien le presentó a Pampita) Gonzalo Valenzuela, novio de Juanita Viale.

–Ahora que tenés muchas propuestas para actuar en la Argentina y sabiendo que Pampita trabaja allí la mayor parte del tiempo, ¿dejarías Chile para mudarte a Buenos Aires?

–Cuando me preguntan esto, a mí me da vergüenza porque parece que soy un salamero: me encantaría porque tengo mucha admiración por la industria argentina, por muchos de sus directores de cine, como Fabián Bielinsky, aunque lamentablemente haya muerto, o Pablo Trapero, y también por Ricardo Darín, que además de talentoso es muy consecuente con sus ideas. Por supuesto que sería grandioso para mí pero, más allá de eso, también lo pienso por Carolina, porque extraña su país. No es que me pide que nos mudemos, pero sé que ella estaría feliz de pasar parte del año o una temporada allá. Pero ahora tengo mucho trabajo en Chile y aún no se concretó ninguna de las ofertas en la Argentina. Veremos, pero seguramente se dará en algún momento.

–¿Cómo ves a nuestro país?

–Como un país talentoso, creativo y mucho menos conservador que Chile, donde la Iglesia tiene un rol demasiado potente. Igualmente, me parece que tenemos muchas cosas en común. Una de ellas, y muy importante, es el profundo respeto por la familia como institución. El único detalle, si me permiten decirlo, es que en mi trabajo con UNICEF (es colaborador activo desde hace cuatro años) he sido testigo de la pobreza inmensa que existe en la Argentina y las diferencias enormes. Ahora que estoy en Punta del Este lo puedo decir con fundamento. Las diferencias que hay en su población son realmente vergonzosas. Supongo que ustedes esto lo saben bien, pero nunca está de más recordarlo.

Siempre con la voz tímida, Vicuña se suelta cada vez que empieza a hablar de política, algo que siente casi como un deber de ciudadano: “Creo que es necesario involucrarse y hacer cosas buenas por el país. En Chile soy una persona que trabaja de manera seria para superar la pobreza con el gobierno de Michelle Bachelet, y creo que es una responsabilidad de todos. Pero, bueno, no soy nadie para dar consejos a otros…”. Admirador de su presidenta, cuya campaña apoyó públicamente con su imagen, comenta que aunque su familia es “de derecha”, él tuvo independencia desde chico para decidir. “Me la jugué por ella porque creo que era lo que necesitaba el país: una madre, una mujer con sentimientos, que además es una estadista y se preocupa por el más débil”, afirma, y cuenta que desde que fue padre su energía para trabajar por los chicos es aún mayor.

Benjamín compartió con Pampita su agitada temporada en Uruguay mientras se prepara para un año en el que apuesta a su proyección internacional.

–La paternidad te llegó muy rápido, ¿cómo la llevás?

–El amor te sorprende, y eso fue lo que me pasó con Caro. Y ahí estamos, felices con nuestra primera hija. Acabo de cumplir 28 años y trato de hacer lo mejor que puedo. Según mi mujer, lo hago bien. Y según mi familia, también. Tengo más de ocho sobrinos, trabajo en UNICEF hace cuatro años y me encantan los chicos. Tener un hijo es lo más lindo que te puede pasar, y lo recomiendo. Te da apertura y generosidad. Entendés el mundo de una forma distinta, hasta en lo que podés llegar a pensar sobre temas como el aborto, la violación, la política, la sociedad, el funcionamiento del sistema y hasta Dios, que se te representa chiquitito en los brazos.

–Carolina y vos crecieron en dos realidades muy diferentes. ¿Qué cosas en común comparten como valores para criar un hijo?

–Por ahora le transmitimos la importancia del amor físico, no el conceptual. Todavía no le puedo explicar grandes cosas, no le puedo hablar de libertad, de solidaridad ni de respeto. Por ahora, sólo besos, abrazos y caricias. Y en eso somos los dos así, de estar todo el tiempo encima.

–¿Cómo convivís con el acoso periodístico?

–Con Caro compartimos esta experiencia de la prensa. Para mí no es una novedad el tema del acoso mediático. Claro que al estar juntos fue tremendo porque ¡se sumaron dos países! Y sí, me cansa y por momentos me vuelve loco, sobre todo la prensa argentina, que es muy agresiva y te pasa por encima. En Chile es distinto, porque ya me conocen y tengo cierto espacio diferente que no tengo en tu país, donde no soy nadie… Pero creo que es cuestión de tiempo. No me interesa un espacio para figurar pero sí un lugar de respeto, digno para poder andar por la calle tranquilo sin ser agredido.

–¿Cómo se siente ser el marido de una de las mujeres más lindas de la Argentina?

–Un orgullo tremendo de estar con una mujer tan carismática, tan potente y además que sea la madre de mi hija. Ya he sido testigo de cómo ella despierta un cariño inmediato, una atracción y una identificación con la gente que le admiro mucho. Me enorgullece, sobre todo porque sé lo que ha trabajado y lo que le costó tener lo que tiene. Entonces, no puedo más que sentir orgullo, respeto y admiración, las tres bases fundamentales para sostener una relación.

–El día del desfile de Pancho Dotto, cuando salió Pampita, hubo una ovación. ¿Qué sentiste?

–Sí, fue tremendo. Pero lo entiendo, ¡porque yo le doy esa ovación aquí todos los días! Y, gracias a Dios, no soy celoso. Además, en Chile le pasa un poco lo mismo pero al revés. Porque, al ser actor, también hay fans que mandan cartas, gritan y piden autógrafos. Podemos controlarlo.


Benjamín y Pampita muy felices

–¿Qué es lo que más te gusta de ella?

–Acá se van a reír todos los hombres y van a decir que soy un farsante: su mirada, que gracias a Dios heredó mi hija. Tiene una mirada profunda, nostálgica y llena de vida, que enamora a cualquiera, y su carácter, sus ganas y su fuerza para enfrentar la vida. Y eso me identifica.

–Pampita actuó en la tira Doble vida y recibió críticas muy duras, ¿qué opinás de ella como actriz?

–¡Un Oscar para Pampita! –grita y levanta la mano como arengando, sin poder evitar ponerse colorado–.

Texto Paula Bistagnino Fotos Claudia Martínez enviadas especiales a Punta del Este.

Entry filed under: Años anteriores. Tags: .

El antes y después de algunos famosos Pampita inauguró el verano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: