Archive for enero, 2007

EL MERCURIO
Domingo 28 de enero de 2007

LA PAREJA MAS COTIZADA DEL CONO SUR.

Carolina Saavedra y Daniela Lagos

 

En el número del 16 de enero de la revista “Gente” de Argentina, Benjamín Vicuña y Carolina Ardohain formaron parte de una portada que hablaba de “La súper fiesta de Punta”. Durante su temporada en el chic balneario uruguayo, tuvieron que cambiarse de la casa a orillas de la playa que habían arrendado a otra más retirada, todo porque los paparazzi entraron a la piscina. Al volver a Chile, la prensa los esperaba en el aeropuerto. Sus cumpleaños y las fiestas de sus amigos son noticia; también sus negocios, sus parientes, sus viajes al supermercado o al doctor, o su nueva casa en Chicureo.

Guardando las proporciones, su historia sigue una línea como la de Brad Pitt y Angelina Jolie, los famosos “Brangelina”. Desde que se supo de su relación, no los han dejado tranquilos y aprovechan su fama para buenas causas.

Antes de ser pareja, Vicuña y “Pampita” ya eran personajes de renombre por sí solos. Él era uno de los rostros símbolo de las telenovelas locales y ella una modelo ícono en su país. Pablo Procopio, periodista de la revista “Gente” de Argentina, dice que en un principio lo que se buscaba era “averiguar el perfil del hombre que eligió Carolina”. Después se fue afirmando allí su imagen como actor; en eso ayudó la película “Fuga”, coprotagonizada por su amigo Gastón Pauls. Hoy, dice Pablo Procopio, se mira otro factor: Vicuña “cambió la vida de Carolina”.

Ahora él también es un personaje allí y quieren saber, por ejemplo, de su madre Isabel Luco -o “Doña Isa”, como la llaman los periodistas trasandinos- y de Ousaama Aboughazaleh, su millonario padrastro criador de caballos.

Al principio, Vicuña y Ardohain negaban su relación. Todo cambió con el nacimiento de su hija Blanca. El gran hito mediático data del 19 de octubre de 2006: la pareja apareció para toda Latinoamérica, dándose un beso en los premios MTV. Cercanos dicen que eso fue una humorada, porque la pareja prefiere hacer sus cosas aparte; de hecho, por la alfombra roja de ese evento pasaron separados.

Vicuña es rostro para Unicef desde hace cuatro años. Según cuenta Francisca Palma, encargada de prensa de la entidad, él sube los bonos: “Cuando está hablando de nuestras campañas en TV, los teléfonos empiezan a sonar”. Pampita también se sumó a la causa: mientras amamantó a Blanca, realizó una campaña a favor de la lactancia materna. En la Navidad pasada, decidieron unir fuerzas: hicieron promoción de juguetes para la organización.

También están las campañas comerciales. En noviembre de 2006 ella firmó un contrato con la misma multitienda que tiene a Vicuña como rostro. Sólo han hecho ésa, pero una fuente de la empresa dice: “No descartamos seguir trabajando con ellos juntos”.

La casa en Chicureo

Una muestra del éxito de la pareja es su nuevo proyecto. En el exclusivo condominio “Hacienda Chicureo” se construye su próxima casa, a cargo del arquitecto Juan Pablo Vicuña, hermano del actor. Entre sus vecinos del sector estarán el director Eduardo Domínguez y el actor Vasco Moulián. Un cercano cuenta que el inmueble será grande, pero sencillo: “Él quiere que su hija crezca en contacto con la naturaleza”, dice.

El condominio tiene una cancha de golf de 18 hoyos y un “club house” con piscina temperada, además de una cancha de polo. Los terrenos cuestan entre 4.000 y 5.500 UF y van desde los 2.500 a los 5.000 metros.

Unicef

En la ONG están felices con Vicuña. “No es que él diga ‘usen mi cara bonita’, quiere saber más”, dice Francisca Palma, encargada de prensa de la organización.

Anuncios

enero 28, 2007 at 7:14 pm Deja un comentario

OTRA FOTO DEL PASO  POR PUNTA DEL ESTE.  ACA CON LOS DUEÑOS DE KOSIUCO.

enero 26, 2007 at 7:13 pm Deja un comentario

MIREN QUE LINDA ESTA FOTO …..   enamorados   ….. AHHHHHHH  Razz desmayo

enero 26, 2007 at 7:10 pm Deja un comentario

“Ahora vivo más relajada”

DE QUE CAROLINA TRABAJÓ EN PUNTA DEL ESTE…. NO HAY DUDA…  ACA VA OTRA ENTREVISTA…PRACTICAMENTE, APARECIÓ EN TODOS LOS MEDIOS… Shocked

Nota de tapa: Pampita
 
 

“Ahora vivo más relajada”   

 

  Hace ocho meses fue madre por primera vez. Su hija, Blanca, producto de su unión con el actor trasandino Benjamín Vicuña, nació en Chile, país en el que se refugió junto a su pareja cuando el romance entre ambos comenzaba a conocerse y la separación de su marido, Martín Barrantes, era el tema del día en la prensa local. Lejos de los escándalos y tan linda como siempre, la modelo recibió a LUZ en la casa que la flamante familia alquiló en Punta del Este.   
 
   
 
Dicen que el que se quema con leche, ve una vaca y llora. Ella lo niega, pero lo cierto es que traspasar las murallas que Carolina Ardohain levantó en torno a su vida privada luego de su separación de Martín Barrantes -cuando miles de argentinos seguían a diario los pormenores a través de los medios locales, cual culebrón mexicano- es prácticamente una misión imposible. Su impoluta y reluciente sonrisa se borra en menos de un suspiro apenas su interlocutor pregunta por su ex marido, tema que la bella Pampita da por finalizado incluso, claro está, antes de que haya comenzado, con un contundente y firme “de eso no hablo”. Sin embargo, la luz vuelve a encandilar su mirada cuando Benjamín Vicuña se asoma por la ventana, con su hija Blanca en brazos, para saludar a nuestra chica de tapa con unos imaginarios besos arrojados al aire; mimos que la modelo retribuye con desbordante alegría.

Dueña de un físico envidiable, el embarazo parece no haber hecho mella en su cuerpo y hoy, luego de ocho meses de haber dado a luz, Carolina vuelve a enamorar a la cámara, a jugar con los flashes y a divertirse en cada click. De tono suave, hablar pausado y escasas palabras, la flamante madre y estelar integrante de Dotto Models asegura que está atravesando una etapa feliz en su vida y que, si bien algún día formalizará ante la ley su relación con Vicuña, el casamiento no es un tema de conversación en su pareja.

-¿Cómo fue volver a trabajar luego de haber sido madre?. ¿Te tomás de otra manera las cosas?

-No, en realidad es como si nunca hubiera dejado de trabajar. Volví a las viejas épocas.

-¿Extrañabas las pasarelas?

-No, para nada porque el verano pasado, que fue el único momento en el que no trabajé, estaba con la cabeza en otra cosa y ni se me ocurrió pensar en el trabajo. Estaba solamente disfrutando de la maternidad.

-¿Y cómo es ser mamá?

-Es… ¡Qué difícil de describir porque son tantas cosas! Te cambia tanto el día a día como el interior de uno mismo… ¡Me cambió la cabeza! Y las prioridades también son otras.

-¿En qué aspecto te cambia la cabeza?

-En que te centrás en las cosas simples y valorás mucho más el bienestar de tus seres queridos, en que tenés a una personita totalmente dependiente de vos a la que hay que enseñarle todo y a la que le querés dar lo mejor. Y antes no era así.

-¿Qué cosas descubriste de vos misma con la llegada de Blanca?

-Hasta que tuve a Blanca no sabía qué tipo de mamá iba a ser y ahora me doy cuenta que soy una madre totalmente natural, no soy aprensiva con mi hija, no tengo miedos, estoy tranquila y aprendiendo día a día a ser mamá, a manejarme, a conocerla porque todos los días crece un montón y hace cosas nuevas. Está en una etapa en la que cambia mucho, incluso de una semana a la otra. Siempre hay algo nuevo; por ejemplo, ahora se ríe a carcajadas y estoy fascinada con eso.

-¿Qué tiene Blanca de vos?

-Que es risueña y muy dada con la gente. En eso la veo muy parecida a mí.

-¿Y qué heredó de Benjamín?

-Y… que es decidida. Ya demuestra su personalidad.

-¿Cómo es Benjamín como papá?

-Yo creo que los papás de ahora, en general, son geniales porque están muy conectados con los hijos, les dedican tiempo, los conocen… están muy presentes. De verdad que los padres nuevos son bárbaros y me parece que la generación que viene lo va a agradecer porque los chicos tienen con ellos, casi la misma relación que con la mamá.

-¿El nacimiento de Blanca te ayudó a descubrir otro costado de tu pareja?

-No sé, pero sí me hizo dar cuenta de que Benjamín cumplió con las expectativas. Yo siempre pensé que iba a ser buen padre y la verdad es que es excelente, es bárbaro y me encanta verlo en ese rol; me parece que eso también lo hace un hombre más completo.

-¿Qué otras cosas de él hicieron que lo eligieras?

-Percepciones, cosas mínimas. Me gusta cómo piensa, los valores que tiene. No sólo cómo es con mi persona, sino también con el resto de la gente: es cálido, transmite mucha alegría. Nosotros tenemos un hogar muy alegre. Esas son cosas fundamentales y que descubrí rápidamente; ni bien lo conocí me di cuenta que todo estaba en él y que no iba a cambiar.

-¿Y vos cómo sos?

-Yo soy sentimental al máximo. También soy temperamental y me gusta tener cosas en qué pensar, siempre tengo proyectos nuevos… soy inquieta y me gustan los desafíos.

-¿Sos de planificar a futuro?

-No, para nada. Vivo las cosas cuando llegan, pero no pienso mucho a futuro, ni siquiera con mi trabajo.

-¿Te gustaría tener más hijos?

-Sí, obvio. Igual, me llama mucho la atención que todos me pregunten si quiero tener más hijos. Eso es algo que ni se me ocurre por ahora. Creo que en algún momento van a venir. Me gustaría tener más de uno, pero ahora estamos disfrutando mucho de Blanca.

-¿Cómo fue la experiencia del embarazo?

-¡Me encantó! Por supuesto, tuve todos los malestares normales; no disfruté de ninguna excepción.

-¿Nunca te dio miedo perder tus formas para siempre?

-Sinceramente, ni lo pensé.

-Ahora estás espléndida. ¿Qué hiciste para ponerte en forma?

-Al segundo mes de haber dado a luz, yo tenía un compromiso de trabajo, así que empecé a entrenar a las tres semanas del nacimiento de Blanca. Además, yo había hecho natación durante todo el embarazo, así que estaba en ritmo, no me costó volver. Obvio que me tenía que esforzar un poco más para ir al gimnasio porque las primeras semanas dormís poco, pero ya al segundo mes había vuelto a mi peso y desde entonces hasta hoy estoy tonificando mis músculos. A mí siempre me gustó entrenar muchísimo, pero no fuerte. No hago pesas porque me gusta el cuerpo estilizado.

-¿Estás de acuerdo con lo que pasó en Cibeles que pesaron a las modelos antes del desfile?

-Eeeeehhh… Por mi experiencia, las modelos son flacas por naturaleza. Puede ser que haya excepciones y haya chicas que hacen un doble esfuerzo, pero la mayoría de las compañeras que conozco comen muchísimo y son flacas porque nacieron así. Obviamente estamos hablando de una enfermedad y es muy difícil porque es un tema delicado.

-¿Alguna vez sufriste un trastorno alimenticio?

-No, jamás.

-¿Tenés propuestas para volver a la televisión?

-En realidad hay proyectos de todo tipo pero, si bien viajo todas las semanas a Argentina, no estoy viviendo allí, entonces tenemos que elegir un proyecto que sea semanal. Si me insume más de un día, no puedo. Igual, creo que en algún momento tengo que volver a hacer tele. Me parece que es mi carrera a largo plazo. Es algo ilimitado, en ese medio hay muchas cosas para hacer; yo no estoy encasillada en ningún estilo y me puedo adaptar a diferentes propuestas.

-¿Cómo te tratan en Chile?

-Bien, muy bien, como en Argentina. Benjamín es muy querido; entonces, a través de él, yo gané un poquito de afecto, incluso cuando mi carrera allá no es tan fuerte como en mi país. Además, tengo una hija chilena, así que creo que mi relación con ellos va a ser para siempre.

-¿Volverías a casarte?

-No es algo en lo que pienso, no es un tema con mi pareja. No se nos ocurre por ahora.

-¿Pero creés en la institución matrimonial?

-Creo que hace falta organizarse, más en mi caso que tengo una hija, así que supongo que en algún momento podríamos casarnos.

-¿Sos feliz?

-Sí, soy feliz, por suerte. Se lo agradezco a Dios todos los días.

-Da la sensación que pensás cada palabra y hablás con mucho cuidado. Después de todo lo que te pasó con la prensa, ¿te cuidás más?

-No, para nada. Me parece que estoy en una etapa en la que está todo bien en mi vida, estoy contenta, me va bárbaro en el trabajo, no tengo ningún conflicto. Estoy como relajada más bien. De hecho, mi actitud en las últimas entrevistas fue esa: “vengan y pregunten” (risas).

-¿En algún momento sentiste que era difícil ser Pampita?

-Es que en realidad fue antinatural. Yo veía que lo que me pasaba a mí no le sucedía a nadie: ¡que los medios estuvieran tan alertas! No era normal.

-Claro, estabas atravesando un momento personal difícil…

-(interrumpe) Sí, pero igual me parece que se generó un interés sobrevalorado. Tampoco era para tanto. Las cosas se inflaron un poco y yo estaba en el medio y pensaba: “esto no es normal”.

-Hoy, después de un tiempo, ¿qué te queda de eso que te pasó?

-Mirá, todo lo que viví me hace la mujer que soy hoy. Fue una experiencia, la vida es así. Lo que me pasó le sucede a mucha gente cada día. No me siento una excepción. A mí no me gusta exagerar ni victimizarme. La única diferencia es que cuando uno es conocido… De todos modos, no reniego. Estoy en otra postura. Además, siento que transcurrió mucho tiempo. ¡Ya son tres años! No entiendo por qué todos me preguntan por esto.

-Lo que pasa es que en este tiempo vos no hablaste y recién ahora te podemos empezar a preguntar.

-Es verdad eso, pero yo siento que es todo muy lejano.

-¿Qué mensaje le dejarías a Blanca para cuando pueda leer esta nota?

-¡Que la amo con lo-cu-ra! Y le diría que es lo más lindo que hice en mi vida.

-¿Y a Benjamín qué le dirías?

-Gracias por hacerme tan feliz, por amarme y por haber tenido esta hija increíble conmigo.
 
 
……………..
las fotos no las puedo postear …
las pueden ver aquí…     están lindas.
http://www.revista-luz.com.ar/ed_0093/nota1.html

AHORA SÍ LAS FOTOS:
 

enero 26, 2007 at 1:22 am Deja un comentario

VICUÑA Y “PAMPITA” VUELVEN DE PUNTA DEL ESTE.

porrista porrista….  Ehhhh…  A CONTINUACION UNA LINDA FOTO FAMILIAR … baile2 chupete
… … y BLANQUITA… COMO YA ES HABITUAL ES SUS ANTERIORES APARICIONES… “CHUPANDOSE UN DEDO“…  xd

LA TERCERA
MARTES 23 ENERO 2007

VICUÑA Y “PAMPITA” VUELVEN DE PUNTA DEL ESTE.

El arribo de la familia: Vicuña, “Pampita” y su hija Blanca, ayer en el aeropuerto.

VER NOTA EN .   (ir espectáculos, página 39):
http://latercera.codisa.cl/lt/edicionparam.html?20070123,44,0

Fotos anteriores:

BLANQUITA Y SUS “EXQUISITOS” DEDOS.  Razz

 

enero 23, 2007 at 5:53 pm Deja un comentario

La resurrección de Pampita…

Por Luis Ventura.

Sin Mordaza
 

La resurrección de Pampita… 

 

 Cuando la veo caminar con su hija en brazos, feliz, orgullosa de su vida y de sus cosas, me invade una sensación quieta de placer. 
Una percepción muy personal, una observación fina de alguien que recuperó su identidad. Y, la verdad, lo disfruto. Como cuando saboreo un buen vino y aprieto la lengua contra el paladar para que ese pequeño gran momento se prolongue un poquito más. Mirá qué gozo tan chiquito, pero qué lindo. O como cuando inhalás la densidad de un buen puro y retenés el clásico aroma del tabaco en el pecho, aunque la recomendación médica te aconseje que es perjudicial para la salud. ¡Quién te quita lo bailado!
 
Bueno, con Pampita me pasa eso. He vuelto a disfrutarla pero desde otro lugar. Porque siento algo así como que después de un largo camino “ha vuelto a casa”. Esta es la pibita pampeana que llegó con su bolsito lleno de ilusiones a la gran ciudad y a conquistar el “fashion”, y de la noche a la mañana se metió en el corazón de la gente. Apenas con una  sonrisa ancha, un cuerpo esculpido en armonía y una actitud casi permanente de alegría generosa. Es la “Pampita” que nos devolvieron los chilenos después de su maremoto espiritual.
 
Exactamente después del purgatorio que le tocó sufrir, después de su guerra con los medios, detrás de sus batallas personales y una vez que aterrizó de todas sus rebeliones interiores, volvió… Cuando la veo aferrada a los pequeños movimientos de su hija Blanquita, cuando la observo abrazada a la figura del hombre que le cambió la historia y le hizo ver todo lo que se estaba perdiendo, me doy cuenta que volvió “Pampita”.

Aún cuando la gente la quería más, lo cierto es que en los medios Nicole Neumann le sacaba un hocico de ventaja. La rubia de rasgos teutones y actitudes más diplomáticas, jamás se desequilibró, ni en los momentos más complejos. No le ocurrió cuando la sorprendieron en Cabo Polonio haciendo el amor en la playa con Nacho Herrero, a la postre su marido, ni tampoco ahora que la dan por separada y con otro romance escondido con el futbolista de Vélez, el “Poroto” Cubero.
 
Nicole siempre la supo manejar, aún cuando la acusaron de ser fría y la revirtió. A pesar de la polémica que generó cuando declaró que quería adoptar un bebé de color, o cuando la señalaron como la autora intelectual de aquel apodo lacerante de “Muqui”, o cuando descreían que pudiera ponerse a tono con una revista de Moria y Artaza… Nicole siempre estuvo y supo poner la otra mejilla para no quedar descolocada.
 
“Pampita” no. Después de ese arranque avasallante en el que se devoró todos los medios, emergió una actitud soberbia, resentida, violenta, herida, de una mujer que estaba peleada con la vida. Quizás para que nadie excavara en un pasado con una  infancia sangrante, vapuleada de afectos… Quizás por la creencia que todo lo que le decían era cierto o también por la ilusión inconclusa de querer alcanzar el abolengo que llevaba el apellido de un novio cargado de aristocracia, pero vacío de alma. Entonces apareció el monstruo que se peleaba con todo el mundo.
 
La bestia desencajada y grotesca que corría desaforada por las calles para que no le tomaran una foto. La criatura salvaje que se incomodaba a cada rato cuando le ponían un micrófono o aparecía una cámara. La modelo top que pedía legiones de patovicas para que custodiaran sus desfiles. No fuese a ser que alguna la viera desde otro lugar. La hija que ocultaba a su dolida madre en su Santa Rosa natal, quizás por el pecado de ser pobre o quizás por el estigma social de mostrarla como la hija de una madre soltera. Por una o otra razón, “Pampita” no era “Pampita”.
 
Entonces, algún día, en algún momento, ella se dio cuenta que algo malo le estaba pasando. Su propio manager, Pancho Dotto se lo estaba diciendo, algo hacía mal. Le pagaban muy bien, su cachet estaba entre los mejores, pero también había marcas que dejaron de pedirla… “Trae muchos conflictos… Yo quiero modelos más tranquilas…”
 
La oportunidad de conducir “El Rayo” se le fue, su participación en el “Dominico” de Repetto fue más escandalosa que efectiva. Su intento artístico en “Doble vida” cosechó más críticas que glorias y así todo… Porque el producto “Pampita” era una verdadera cajita de resonancias. Todo se amplificaba negativamente y nadie podía sobrevivir a tantas pullas, a tantos ataques, a tantos cuestionamientos…
 
Y un día se fue. Aquella chiquita que como un meteorito supo irrumpir en el firmamento de la fama, se marchó. Quiso ser más chilena que “Pampita”, hasta se enamoró de un chileno, y quiso tener una hija chilena, y no quería volver a las presiones, y le dolía su tierra…
 
Pero lejos, muy lejos de sus cosas, ella encontró el amor. El mejor cicatrizante de heridas, el mejor remedio de enfermedades, la panacea más efectiva… Un sentimiento que se le nota desde la aparición de Benjamín Vicuña que la reencontró con su historia, que le permitió recuperar a su mamá, que le regresó aquellos recuerdos felices de su infancia, que los hubo pero que había que capturarlos para disfrutarlos como ellos se merecían… Surgió el hombre que la hizo mujer. Porque la hizo sentir plena, porque la hizo madre como Dios manda y también la hizo dar cuenta cuanto malos momentos gratis.
 
Por eso me siento a ver a esta “Pampita” desde otro lugar, y la disfruto saboreando un buen vinito y fumando un buen puro, porque qué lindo es ver alguien que uno quiso y sigue queriendo, aunque sea a la distancia, disfrutando de su vida. Y colorín, colorado…

enero 22, 2007 at 1:27 am Deja un comentario

Pampita y Vicuña, reacciones encontradas

PUROSHOW.COM
LUNES 21 ENERO 2008

 Pampita y Vicuña, reacciones encontradas


 
 
“Les dije que no quería que sentasen a la niña en primera fila. ¡Pedí que no lo hicieran!”, dijo Pampita con el ceño fruncido frente a los cientos de flashes de la prensa. Fue durante la ceremonia de investidura de Benjamín Vicuña como embajador de Unicef en la sede de esa entidad en Chile.

Ardohain intentó esconder a Blanca en los brazos de su abuela una fila detrás de ella. Mientras, el papá le lanzaba besos a la niña desde el escenario, los mismos que fueron correspondidos por sonrisas y miradas.
 
 
“Tal vez no sea ideal haber expuesto a la pequeña, pero era fundamental para mí traer a la familia. Y no iba a dejar encerrada a Blanquita en casa”, dijo Vicuña al finaliza el acto.

“No tengo nada que esconder: la mía es una familia como cualquiera”. Y no hubo otra opción. “No me imaginé que habría tantas cámaras”, pronunció la modelo para bajar el perfil del exabrupto.

enero 21, 2007 at 7:35 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Entradas recientes