“La familia que formé es lo mejor que me pudo pasar”

diciembre 5, 2006 at 9:11 pm 1 comentario

AAAAHHHHHHHH!!!!!!!!!!!! …. …..  EL AMOR !!!!!!!!!!!!!
desmayo
desmayo desmayo desmayo desmayo desmayo desmayo desmayo desmayo mequieremucho mequieremucho

REVISTA YA
EL MERCURIO
martes 5 de diciembre de 2006
   
 
  Carolina Ardohaín  

“La familia que formé es lo mejor que me pudo pasar” 

 
 
   
 
Pampita siente que la llegada de Blanca, su hija con el actor Benjamín Vicuña, era lo que le faltaba para sentirse completa y que Benjamín es el amor de su vida. “De verdad fue una suerte encontrarlo. Tiene todo lo que siempre había querido en un hombre. Es íntegro, cuida a su familia como nada, me protege. Desde el primer momento sentí estabilidad con él”.

Por Natalia Núñez. Fotografías: Cristián Soto E.

 

Carolina Ardohaín no parece una madre primeriza. Al contrario. Para esta entrevista baja de un auto con su hija Blanca en brazos, un coche plegable azul en la mano y su cartera de cuero color crudo en la otra. Pero se mueve como si la maternidad no la complicara en lo más mínimo, como si esta hija que tuvo con el actor Benjamín Vicuña la hubiera traído de toda su vida. No viene ni con nana ni con enfermera asistente. Ella misma pasea a su niña mientras responde las preguntas, le da pecho en medio de la conversación o le limpia los reflujos cuando Blanquita, de seis meses de edad, se ha movido más de la cuenta. ‘Me metieron mucho miedo con eso de que cuando fuera madre perdería mi libertad y nunca más tendría mi vida. Pero ¡no! Es todo lo contrario, sí se puede”, dice convencida.

Pampita recuperó su figura de siempre. Luciendo un generoso escote de su vestido negro con borlas doradas marca Rapsodia, comprado en Argentina, asegura que come de todo (incluso chocolates con almendras), que su plato favorito son las pastas, y que cuando va a una fiesta no se priva de nada. “No tengo nada prohibido, siempre me puedo dar el gusto de comer algo rico, exquisito. Como no hay alimentos prohibidos no me pasa eso de que cuando lo coma, lo disfrute cien veces más”.

Pero sí se cuida. No pasó un mes desde que naciera su hija en mayo pasado cuando retomó sus entrenamientos en el gimnasio. “Además la naturaleza tiene memoria”, dice. “Todo volvió a su lugar paulatinamente“, agrega mientras toma un café latte con edulcorante y con su gracia habitual, y su sonrisa permanente, pone a Blanca, vestida con enterito rosado y un adorable gorrito para el sol, en el rincón de un sillón de un café en Alonso de Córdova.

Es su primera Navidad con Blanca. “Me parece re linda la Navidad, además tiene esa cosa familiar, de estar todos juntos y de ver todas las expectativas de los más chiquitos… la celebraremos acá en Santiago y siempre vamos a la casa de algún miembro de la familia de Benjamín. Todavía no nos toca a nosotros. Hacemos el arbolito y el pesebre juntos… ¿regalos? No sé si le compremos muchos a Blanca, vamos a ver, como es tan pequeñita todavía no ha hecho una lista, no se da cuenta (risas)”.

– ¿Cómo recuerdas esta fecha desde tu infancia?

– Yo tenía muchos primos, la verdad es que también mi familia es numerosa y eso nos permitía desarrollar la imaginación, desordenábamos toda la casa de campo de mis abuelos paternos en Doblas, que queda en la Pampa. Éramos muy creativos y yo ya tenía ese lado artístico, así es que organizábamos presentaciones, éramos muy temáticos. A esa casa yo iba y venía, las vacaciones y fines de semana allá, y después estaba de lunes a viernes en la ciudad donde iba al colegio.

Carolina recuerda que hacían dos arbolitos: uno artificial dentro de la casa y otro natural afuera. Se disfrazaba de angelito y tenía la suerte de recibir regalos por partida doble: para el 25 de diciembre y para la Pascua de negros, el 6 de enero, que es cuando oficialmente en Argentina entregan para celebrar el nacimiento de Jesús. A ella le gusta que le obsequien libros. ¿Su autora preferida? Isabel Allende. De hecho, lo último que leyó fue “Inés del alma mía”. “Me encanta desde chica”, confiesa.

Pero, sin duda, el regalo más bonito que recibió para estas fechas fue en la Navidad pasada. Ella relata: “Fue una sorpresa total de Benjamín. Venía en una cartera. Abrí ese regalo y fue como decir ‘¡qué linda cartera!’, y lo dejé junto a los otros. Pero él me decía fijate, fijate adentro (con acento argentino). Y yo le decía que en la casa, luego, entraría en detalles. Pero él insistía en que lo hiciera ahí mismo. Me intrigaba tanta desesperación por la cartera así es que la abrí. Y adentro había ¡un perrito! blanco precioso. Casi me muero porque era tan lindo, tan lindo. Me fascina, fue de los mejores regalos de Navidad que he tenido y yo quería hace mucho un perro. Es un beagle, se llama León”.


La casa nueva

La mascota incluso fue fotografiada cuando Pampita y Benjamín la sacaron a pasear por el barrio Lastarria, cerca del Parque Forestal, a principios de este año. León se lleva de maravillas con Blanca y dice que es otro símbolo de que lo que ha construido es un hogar. “Tener una hija me cambió la vida totalmente, pero me cambió para una felicidad absoluta. Esta familia que formé es lo mejor que me pudo pasar”, dice convencida. Y agrega: “Santiago me da mucha paz, me gusta su gente, su ritmo y la sensación de no estar insegura en la calle. En Buenos Aires uno igual va apretando su cartera por las dudas y acá no siento eso”. Esa sensación se seguridad cobró más fuerza ahora, cuando Benjamín, Blanca y ella, se cambiaron de casa hace diez días, a una nueva ubicada en Vitacura. La mudanza la encargaron a una empresa que embaló y trasladó todo. Y no perdieron nada, ni se estresaron en el proceso.

– ¿Cómo eres como dueña de casa?

– Soy re anfitriona, me encanta que la gente se sienta cómoda en mi casa, esperarlos con algo especial. Si hay alguna comida, la produzco. Compro flores de todos los tipos porque me encantan, acomodo todo y pongo la mesa bonita… ¿La cocina? Igual cocino, pero si no hay nada, algo congelado me salva (ríe). Lo que mejor me queda son las salsas de las pastas, experimento con ingredientes, siempre las hago diferentes, no me pidas la receta porque no me acuerdo cómo hice la última.

– ¿Y quién dirías que dice la última palabra en la casa, tú o Benjamín?

– Él, porque como me importa su opinión… por ejemplo para decidir dónde hay que poner algún objeto, me importa que a él le guste la ubicación y en eso cedo.

– ¿No te importa haber dejado tu país y tu familia por Benjamín?

– Voy un montón a Argentina y cuando lo hago estoy con mis amigos y familia. Como viajo tan seguido no me siento tan lejana. Y mis amigos han venido todos a visitarme, absolutamente todos, porque ya tienen excusas para venir a Chile… Por la carrera de Benjamín elegimos este país, pero si él tuviera trabajo en otro lado, viviríamos en otro lado. Mi profesión por suerte se puede acomodar, podemos vivir en cualquier lado y yo viajo uno o dos días para hacer una campaña para 6 meses. Soy más flexible, en cambio él tiene todos los días grabaciones, tiene que estar estable en un lugar y hoy su trabajo es acá.

– ¿Qué te gustó de él? Acá en Chile se admira a los argentinos por su fama de guapos, galantes, interesantes…

– ¡Pero Benjamín es todo eso! No tiene nada que ver con que sea chileno… Él es un hombre muy completo, de verdad fue una suerte encontrarlo, no sé cómo decirlo, fue el destino. Tiene todo lo que siempre había querido en un hombre, es muy íntegro, me gustan los valores que tiene, es trabajador, cuida a su familia como nada, me protege, pero además me siento segura, desde el primer momento sentí estabilidad con él… además es un papá increíble, un papá con todas las letras, se ocupa de lo afectivo, de lo práctico, de todo.

Por ejemplo, muchas mañanas se encarga de ver a Blanca para que Carolina termine de dormir como corresponde. Él entró al parto con ella en la Clínica Las Condes en mayo pasado y sostuvo su mano en todo momento. “Cuando nació Blanca fue muy natural, no me costó nada. Fue parto normal, no tenía miedo, ingresé en la clínica a las 9 de la noche y nació a las 6 de la mañana. Estuve toda la noche con contracciones, pero fue fácil. No sé si será mi elasticidad o que me había preparado con un curso antes, pero estaba muy tranquila”.


Carolina hoy está colaborando en la campaña de lactancia de la Unicef.

El vivo retrato de su padre

Blanca, en lo físico, es igual a Benjamín. La forma de su boca, el contorno de sus ojos, la nariz. Y su padre, el miércoles pasado estuvo de cumpleaños. ¿Alguna sorpresa preparada? “Yo no tuve ninguna. El año pasado fui yo la que le organizó la fiesta así es que ahora fue el turno de otros. Sus amigos del Centro Mori le prepararon la celebración para este año”. Sobre el regalo, la vara quedó alta cuando el año pasado por estas mismas fechas, todos celebraban con champaña (menos Pampita que no toma alcohol) la noticia de que estaba embarazada.

En ese entonces ninguno de los dos, ni Benjamín ni Carolina, imaginó que Blanca saldría tan parecida al padre. Sólo les preocupaba que la noticia no se filtrara a los medios. “Queríamos esperar a que cumpliera tres meses de embarazo para contarlo y hacerlo oficial, porque uno nunca sabe”. El rostro es de Benjamín, pero los colores son de Carolina. “Y la risa”, se apura en añadir ella, “se ríe mucho con todo el mundo. Es muy sociable. Yo estoy todo el día dándole besitos y haciéndole muchas cosquillas”, cuenta.


Una de las primeras fotos de Benjamín, Carolina y Blanca.

– ¿Qué opinarías si ella cuando grande decidiera modelar?

– Tendría un montón de consejos para darle, pero seguramente a ella le gustaría vivir su propia experiencia y no me querría escuchar (risas). Siempre pasa eso, uno puede escuchar, pero necesita dar sus propios pasos y sus propias caídas para aprender.

León se llama el perro que Vicuña le regaló la Navidad pasada.

La pareja, en los últimos MTV.

– ¿Qué consejos le darías?

– Yo he tenido re buena experiencia con el modelaje, hay un montón de mitos en torno al tema y no viví ninguno de esos. También me ayudó estar en una agencia con un respaldo increíble como es Dotto Models, súper seria. Nunca estuve en alguna situación rara, nunca tuve problemas de peso. Claro que yo no empecé en la adolescencia con el modelaje, sino que después, a los 19 años. Entonces ya una está más asentada y no se toma todo a la tremenda. Fue bueno haber empezado a esa edad.

– ¿Qué tan difícil es tu profesión?

– No es tan simple como la gente se imagina. Hay que viajar, estar mucho sola, entrenar… A estas alturas entreno mucho menos que antes, tres veces por semana voy al gimnasio, pero es como parte del trabajo, es como ir a la oficina, es una rutina que hay que hacer. Lo más fascinante son los viajes. Viajaba mucho, estuve en lugares increíbles, viajes que jamás me hubiese costeado por mí misma, en hoteles lujosos, en islas mínimas que para llegar a ellas hay que viajar 30 horas… me acuerdo de Bahamas, islas Mauricio al frente de Sudáfrica, todos los lugares me han encantado, he disfrutado mucho en ese sentido. Pero eso era al principio, después me empezó a gustar el trabajo en sí, me volví más profesional en aportar lo máximo posible en las fotos, y también el modelaje te abre otras puertas, como la televisión.

En efecto, en Chile Carolina fue tentada por Canal 13 para que junto a Sergio Lagos animara el reality “Fama”, pero finalmente no llegaron a un acuerdo económico. Ahora baraja una oferta para hacer un programa con Marcelo Tinelli en Argentina y en enero se irá a trabajar a Punta del Este, su balneario favorito, junto a Benjamín. Siempre los dos, pegados para todos lados, junto a su hija: “Un hijo es un compromiso para toda la vida, es lo más fuerte que le puede pasar a una pareja, lo más lindo, lo más emocionante. Y tener a alguien para vivir la experiencia del día a día es maravilloso… creo que esa es la respuesta”.

– ¿Cuáles sueños tienes ahora?

– Todos están bastante cumplidos en realidad, pero siempre aparecen cosas nuevas. Mis sueños son los proyectos, cuando aparece un proyecto nuevo, le pongo todo el corazón, estoy día y noche pensando en eso concentradísima… me gustaría que mi vida continúe así”.

PRODUCCIÓN: CARMEN ROSA ECHENIQUE

MAQUILLAJE Y PEINADO: MARÍA PAZ URRA.

ROPA: SARIKA RODRIK.

Natalia Núñez.

Anuncios

Entry filed under: Años anteriores.

Comentario de la Pareja

1 comentario Add your own

  • 1. microcemento el mejor precio  |  octubre 19, 2014 en 12:49 am

    microcemento el mejor precio

    “La familia que formé es lo mejor que me pudo pasar” | Benjamín Vicuña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: