“Quiero volver a casarme por mi hija”

agosto 29, 2006 at 7:55 pm Deja un comentario


Año XX | Nº 1286| Edición del 29 de agosto de 2006

“Quiero volver a casarme por mi hija”

 

En Buenos Aires, Carolina “Pampita” Ardohain habló de su divorcio de Martín Barrantes.


El viernes 25, después de otorgar una entrevista en “Almorzando con Mirtha Legrand”, la modelo volvió a Chile con Blanca. Viajó sin el papá de la beba, su pareja, Benjamín Vicuña.

Ya no juega de local en la Argentina. La modelo Carolina “Pampita” Ardohain (28) se ha convertido en chilena por adopción. Allí nació su hija Blanca —hace tres meses—, y allí reside con su actual pareja, el actor trasandino Benjamín Vicuña (27). Pero aún le debía algo al público de su país natal. Por eso, tras larguísimas negociaciones, aceptó ser entrevistada en uno de los programas más emblemáticos de la televisión local: “Almorzando con Mirtha Legrand”. La diva de los mediodías se encargó de proveerle pasajes aéreos y estadía para tenerla a su mesa. Y una vez allí, la hizo hablar de todo.


Pampita integró la mesa de Pancho Dotto y sus modelos

Gran parte de la conversación se refirió a la pelea por el divorcio con su ex marido Martín Barrantes (34). Hay en juego dinero y sin duda, también hay un insanable sentimiento de decepción y despecho. “Cuando existe común acuerdo los divorcios no son tan largos. Pero cuando uno de los dos está interesado en algo de la otra persona, se dilata. Es una cuestión de dinero” -señaló Pampita al ser consultada por Mirtha- “Y aunque él diga que es mentira, es dinero. Quiere más de la mitad de mis ganancias. Son cosas que hice yo, porque él no tiene nada para repartir. Y es una pena porque es alguien a quien yo amé”. Después añadió: “Se va a resolver tarde o temprano, porque así como continúo mi vida, yo creo que él quiere seguir con la suya”.

La ecuación parece complicada. “El les ha hecho propuestas económicas a mis abogados y no hemos llegado a un acuerdo, lamentablemente —continuó la modelo—. La primera suma es de más de la mitad. El se estaba aprovechando de mi situación, de que yo estaba embarazada, es una lástima”. Lo que sucedió es que, según la versión de ella, la intención era cerrar el divorcio antes del nacimiento de Blanca por lo cual Barrantes habría querido sacar provecho de la premura pidiendo “un monto enorme, desproporcionado, imposible de pagar” para llegar a un arreglo extrajudicial (que evitaba los prolongados tiempos con los que operan los tribunales). Así que la negociación naufragó. Pampita concluyó: “Yo me casé con él por amor. Nunca hubo dinero de por medio”. En otro momento de la charla, hizo un mea culpa: “Me faltó madurez. Hubo varias separaciones y yo muchas veces quise salvar mi matrimonio. Yo me casé enamorada”. Mirtha le preguntó si quería contraer matrimonio con Benjamín. “Por supuesto, claro que sí—respondió— formé una familia y casarme con él me parece una responsabilidad con mis hijos”.


Detrás de cámara la hermana del manager cuidaba a Blanca. La bebita lloró un poco y su mamá la consoló en los cortes

Pampita no se calló nada. Lo único que no aceptó revelar públicamente es el apodo con que llama al actor chileno en la intimidad. “No, eso no. Me da vergüenza decirlo”, sentenció tajante.

La invitada llegó a Buenos Aires el jueves 24 a última hora. Por la noche, permaneció en el hotel con su hija y la nana chilena que la cuida. A la mañana siguiente fue la primera en llegar a los estudios de América.A las 10 y 45 horas ya se había acomodado en el camarín junto a Blanca, a quien trató de proteger de los ruidos muy altos. La modelo pidió un café cortado y agua mineral mientras su peinador la arreglaba para salir a escena. Se la veía linda, con la silueta recobrada y la piel fresca.

Compartió la mesa con colegas que integran junto a ella el staff de Pancho Dotto: Guillermina Valdes, Yesica Toscanini y Liz Solari. Durante los bloques, detrás de cámara estaba Mónica Dotto (hermana del manager), quien hamacaba en sus brazos a la pequeña Blanca. Apenas terminó el programa, Pampita fue directo al aeropuerto para regresar a Chile. En el viaje en remís amamantó a su hija. Probablemente entonces, se olvidó por un rato de los argumentos de la riña. Y se sintió feliz.

Fotos Movilpress

Entry filed under: Años anteriores. Tags: .

LOLA EN CAMINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: