“Soy una mamá muy provocativa”

agosto 1, 2006 at 7:49 pm Deja un comentario

Año XX | Nº 1282| Edición del 1° de agosto de 2006
 

“Soy una mamá muy provocativa”

 
A dos meses de dar a luz, Pampita habla de su nueva vida  


 
   Tenía la mirada puesta en sus ojos, frente al espejo, cuando confesó que la distancia había sido útil en el tiempo de balance personal. Imagen que daba crédito para oírla hablar de la ansiedad y la preocupación que llegó a sentir en su carrera, síntomas que atribuye a una ráfaga de vértigo mediático. Un vendaval que la dejó del otro lado de la cordillera.

El episodio final relata que Ana Carolina Ardohain Dos Santos (27) está de vuelta. Sumamente deliciosa, tan enamorada como puede y con una hija de poco más de dos meses en sus brazos. Volvió por la revancha, a lucir la sonrisa que solía tener y poner en claro que el lugar que había dejado la esperaba.
Recapitulando. En su propio culebrón, como aquellos mexicanos que tanto la fascinaban, a Pampita le tocó ser la única hija de una abnegada costurera pampeana, natural de Santa Catarina, un pueblo del sur de Brasil. “He tenido una infancia feliz en el campo, con pocas necesidades y el valor de lo simple.

 Recuerdo mis clases de ballet, el sabor de las galletas, el mate cocido, la sensación de libertad constante, la falta de peligro y una creatividad tan fuerte que me hacía prescindir de cualquier juguete”, cuenta Ardohain. “No tenía en claro cómo, pero ansiaba ser famosa”, admite. Asegura haber crecido con la suerte del cisne en el cuento del patito, porque según exagera: “Nunca fui linda hasta bien entrada mi adolescencia”. Y al tinte del relato no faltó la imagen de un tren llegando a Retiro, ni el empleo de vendedora de la marca que luego la eligió como imagen de campaña. Pero un día, y salvando las distancias, llegó el hada, y de su mano una serie de contratos. “Pancho Dotto llamando a mi casa –recuerda Carolina-, el sueño de toda mi vida.”

El resto de la historia transcurrió como la conocemos. Producciones internacionales, el papel de notera, el apodo de Pampita, un novio polista, una boda, el inicio de un divorcio, un debut actoral, días de persecuciones y un saldo de enojos y algunos llantos. “Aún no entiendo cómo pude tolerar el acoso de la prensa, los dedos que me señalaban y las especulaciones sobre mi intimidad en ese momento de tanto dolor”, recuerda. Al silencio le siguió el exilio, y una frase que pronuncia convencida: “En Chile me siento como en casa”.

Leer la nota completa en la edición impresa.

Fotos Sebastián Soldano (Producción: Alicia Blanco) | Fotos C. DIVELLA
 


Anuncios

Entry filed under: Años anteriores.

Benjamín Vicuña con nosotros!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: