El enigma de fuga

junio 3, 2005 at 5:26 pm Deja un comentario

REVISTA CARAS
EDICION DEL 03 Junio 2005

El enigma de fuga
 
   
 Por Ángela Precht

Aún no está terminada y ya da que hablar. Con un elenco de primera y un estreno que se espera para octubre, no es mucho lo que se sabe de esta película, un misterio orquestado a propósito por sus propios dueños. Con los Larraín estuvimos en Cannes y nos dieron pistas claves sobre la opera prima de Pablo.

 

‘Una fuga es una melodía que se reinterpreta a sí misma. La mano derecha toca y la izquierda repite lo mismo, pero en otra secuencia melódica, y eso produce un contrapunto. Pero, para explicarlo, mejor hacerlo en piano’. Lamentablemente, en el lugar donde se da esta conversación —pleno Festival de Cannes— no hay un piano para poder entender mejor el concepto que intenta explicarnos Pablo Larraín (28) y que le dio nombre a su primera película.

Actualmente en fase de post producción, ya es uno de los estrenos cinematográficos más esperados del año. Larraín, un melómano profundo que ya trabajó como asistente de dirección de Miguel Littin en Tierra del Fuego, logró congregar un elenco de actores de primera línea como Héctor Noguera, Willy Semler, María Izquierdo, Alfredo Castro (en su primera experiencia cinematográfica), Paulina Urrutia, Francisca Imboden, José Soza y Alejandro Trejo, entre otros. Y en los protagónicos, juntó nada menos que a Benjamín Vicuña con el argentino Gastón Pauls (Nueve reinas y Nueces para el amor).

52 técnicos, 55 actores, 2.400 extras y 19 locaciones hacen de ésta una tremenda producción. Valparaíso, el Teatro Municipal y un centro de rehabilitación de tuberculosos en San José de Maipo —convertido en hospital siquiátrico— son los tres mundos donde se desarrolla la acción de la película, con la participación de músicos de la Sinfónica, la Orquesta de Cámara y la Filarmónica, ya que éste es un filme, precisamente, sobre música.

El presupuesto total, de un millón de dólares (con fondos públicos como el Fondart e IBERMEDIA, el apoyo de la fundación CorpGroup y financistas privados), permitió que la película tuviera el nivel de profesionalismo al que su director aspiraba. Eso, más la ayuda de expertos de la talla de Cristina Littin, Miguel Joan Littin (director de fotografía y cámara) y Rodrigo Bazaes (director de arte).

EN UN PEQUEÑO RESTORÁN DE LA CROISETTE NOS ENCONTRAMOS CON LAS TRES CABEZAS DETRÁS DE FUGA. Organizados como son, no podían perderse el mayor mercado cinematográfico mundial, oportunidad única para establecer contactos y proyectar una salida internacional de la película. El director Pablo Larraín y los dos productores, sus hermanos Hernán (30) y Juan de Dios (27) —ambos abogados—, son muy cautos a la hora de hablar de resultados. Sólo adelantan que han podido establecer contactos, ver el tamaño de la industria mundial y cómo se transan las películas. Pero por sus caras sonrientes y después de importantes reuniones, se nota que les fue bien, al nivel internacional donde ellos querían llegar.

Se les ve bastante cansados. Nos sentamos y Hernán advierte sonriendo: “Pablo tiene un problema estructural con la prensa”. “Es que cada vez que sale un artículo sobre Fuga, lo único que parece interesar es que mi padre es un senador UDI y que yo no comparto su opción política”, explica Pablo.

Lo cierto es que para preparar esta conversación, la gran mayoría de artículos de prensa recopilados decían eso, que Pablo era hijo del senador UDI Hernán Larraín, como también que Juan Cristóbal Meza, el compositor de Fuga es hijo de Delfina Guzmán y Gustavo Meza, y que Joan y Cristina Littin son hijos del cineasta Miguel Littin.

—¿De qué se trata Fuga?

—Pablo: La película cuenta la historia de una música, una composición original que causa distintos estragos en quienes van involucrándose con ella. Eliseo Montalbán, el protagonista, interpretado por Benjamín Vicuña, enloquece con esta música. Y también cuenta la historia de otro hombre, el argentino Ricardo Copa (encarnado en Gastón Pauls) que hace todo lo posible por recuperarla. Es un filme que habla sobre la dificultad de la creación.

—¿Qué género es?

—Juan de Dios: Drama.
—Pablo: Es un drama que tiene algunos elementos de thriller. Pero también habla sobre la identidad del arte y de cómo se relaciona Chile hoy con sus artistas y con sus obras de arte, qué pasa con la música, qué importancia tiene en la sociedad.

—Siendo tu opera prima lograste tener un elenco de primera, ¿cómo lo hiciste?

—Pablo: Primero pensé en cuál sería el elenco ideal y les mandamos el guión a todas esas personas, con la condición de que si no les gustaba, no comentaran nada y lo devolvieran. Esa forma les gustó mucho, al parecer. A cada uno le convenció la historia y aceptaron todos, lo que fue muy alentador.

—Hernán: Apostaron desde el principio.

—Pablo: Claro, los invité a participar en la película, pero entonces no teníamos ni uno, no éramos nadie y ellos nos apoyaron para ir al Fondart. Es decir, se sacaron todos fotos y firmaron la carta de compromiso para la postulación. Luego lo ganamos.

—¿Cuándo fue eso?

—Pablo: En agosto del 2003. Gané el Fondart pero no tenía nada, sólo 50 millones de pesos, así que tuve que pedir prórroga para empezar la película. Lo único que teníamos era el guión, que hicimos con el actor y guionista Mateo Iribarren, que es mi amigo.

—Juan de Dios: A los pocos meses entramos con Hernán a la producción. Ninguno de los dos lo había hecho nunca, así que nos reunirnos con un montón de gente para conocer mejor la industria. Nos sentábamos con cuaderno, anotábamos todo, lo pasábamos a un documento y de ahí a un plan de negocios…

—Hernán: Había que buscar financiamiento y los primeros meses nos fue mal, hasta que cambiamos la estrategia de cómo pedir esas platas a privados.

—Juan de Dios: Después de hacer todos los análisis nos dimos cuenta de que teníamos que involucrar plata que fuera de fondos retornables y fondos no retornables. Porque hay una cierta cantidad que puedes asegurar que vas a devolver, explotando todas las ventanas de cine (festivales, TV cable, TV abierta, DVD, VHS, aviones). Y lo que corresponde salir a pedir es eso, porque para pretender que te den un millón, tienes que tener el éxito que tuvo Sexo con amor o Machuca y eso, antes de hacer una película, es muy difícil de garantizar.

—¿No tuvieron que enfrentar problemas o prejuicios por ser una ópera prima?

—Pablo: Es que, como dice Alejandro Amenábar, lo más importante en el cine es el sentido común. Y yo creo eso, que en cine —como en cualquier negocio— pero muy especialmente éste, es crucial dar confianza. Y el guión fue fundamental, todos se involucraron partiendo de eso. El haber ganado un Fondart, siendo mi primera película, habla muy bien del funcionamiento de las instituciones culturales estatales, ya que no se ciñen por prejuicios y están apostando por proyectos que les parecen viables.

—Por ser de música clásica, ¿hubo gente que pensó que podía no ser de gusto popular?

—Hernán: Al contrario, muchos se entusiasmaron porque la película le da esta importancia a la música clásica. Además, piensa que hace tres siglos ésa era la música popular.

—Pablo: Además, gran parte de las bandas sonoras en cine están hechas con música clásica.

—Si la melodía en cuestión tenía que marcar la vida de los protagonistas, me imagino que el proceso de composición era clave.

—Pablo: Sí. Yo ya había trabajado antes con Juan Cristóbal Meza y quería que él la compusiera. La fuimos trabajando juntos, él me iba presentando partes. Es pianista, entonces hizo una composición en piano, eso se orquestó y lo grabamos. Y ahí empezó a meterse más gente, lo grabamos con una mezcla de músicos de la Filarmónica, de la Sinfónica y de la Orquesta de Cámara de Santiago. Otro rol clave fue el director de la orquesta para la grabación, además coach de Benjamín para la película: José Luis Domínguez, que es el director residente del Teatro Municipal de Santiago, un tipo de 33 años que es seco.

—Hernán: Esa fue otra persona que se fascinó con el tema y se comprometió.

—Pablo: Además, estuvo en el rodaje detrás de la cámara, diciéndome a mí y a Benjamín qué estaba bien y qué estaba mal. Era súper importante para nosotros que todo fuera verosímil.

Entry filed under: Años anteriores. Tags: .

Película chileno-peruana FiestaPatria será protagonizada por Adela Secall La película Fiestapatria, del director Luis Vera, también incluirá a Tatiana Astengo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: