Archive for noviembre, 2004

Cinta Mujeres Infieles…

Martes 9 de noviembre de 2004
La Tercera > Espectáculos  
El 18 de noviembre los protagonistas firmarán autógrafos en diversos cines de Santiago
Cinta Mujeres Infieles lanza atrevida campaña publicitaria
Tras estrenar un trailer con ardientes escenas de María José Prieto y Cristián Campos, la cinta tendrá una premiere donde se regalará el l ibro Los 10 Mandamientos de la Mujer Infiel.

Cristián Campos y Soledad Escudero 

 
Los cines locales empezaron a exhibir el primer trailer de la cinta chilena Mujeres Infieles y en él se puede ver a María José Prieto desnuda, en comprometedoras escenas con Cristián Campos y otras similares de Viviana Rodríguez y Benjamín Vicuña. La tónica del corto es la sensualidad, lo que resume eficientemente el espíritu de la ópera prima de Rodrigo Ortúzar.

Pero éste es sólo el primer acercamiento del mencionado filme al público local. Desde hace algunos días también empezaron a aparecer en las calles llamativos letreros y paletas alusivas y, a partir del próximo lunes, los microbuses de Santiago lucirán atrevidos afiches. Paralelamente -y según adelanta Ortuzar- también se están afinando los detalles para la premier de la cinta en el Boulevard del Parque Arauco. “El objetivo del evento es presentar a los actores con elegancia y estilo. Será llamativo, con sorpresas”, adelanta el realizador.

En el mencionado estreno, los actores de la película, que cuenta las vivencias de una serie de mujeres que engañan a sus parejas, llegarán en modernos autos, organizados en las parejas o tríos cinematográficos. También habrá una “alfombra roja” y se regalará a los asistentes el libro Los 10 Mandamientos de la Mujer Infiel, escrito por Carola Cardemil. Con respecto a este volumen, en la producción de Mujeres Infieles adelantan que el 18 de este mes (día que llega a la cartelera nacional la mencionada cinta) varios actores estarán en diversos cines regalándolo. La idea es que los protagonistas estén a las 22 horas en salas como Hoyts La Reina, Showcase Parque Arauco y Cinemark Alto Las Condes firmando libros y entregando autógrafos.

Respecto a las expectativas de los actores frente al debut de la cinta, Prieto es la vocera: “Estoy ansiosa, porque es fuerte verme en cine. Y nos va a ir bien porque Mujeres Infieles está bien hecha, es dramática, fuertona y las mujeres llevamos la batuta”.

noviembre 9, 2004 at 9:11 pm Deja un comentario

Claves para entender…

Claves para entender el último estreno del cine local
“Promedio rojo”, por qué sí y por qué no

LAS ULTIMAS NOTICIAS
Domingo 7 de noviembre de 2004

Miguel Angel Fredes

——————————————————————————–

 
Imperdible por…  
 
   

Los escolares ABC1.
Hasta ahora los relatos situados en ambientes marginales han dominado el cine chileno (basta recordar las recientes “Taxi para tres”, “Mala leche” y “Azul y Blanco”), como si los adolescentes que viven bien y gastan harto no tuvieran conflictos. Esta película los pone por primera vez en pantalla, les da identidad, con todos sus defectos y dramas. Porque ellos también sufren.

El guatón digital.
Ver volando a un actor era, hasta “Promedio rojo”, privilegió sólo de Hollywood. “Sangre eterna” lo intentó antes, pero se veía pobre. Pero Nicolás López lo logró: hizo que Ariel Levy, su alter ego, no sólo se convirtiera en un gordo superhéroe, sino que también se levantara del suelo en una performance al más puro estilo de Superman, que no tiene nada que envidiarle a una película de 30 o más millones de dólares.

.
El factor Benja.

Haciendo de cura pecaminoso, gigoló o, como aquí, de escolar ganador, Benjamín Vicuña simplemente la lleva. La escena en que canta para seducir a su nueva compañera de curso, es de antología. Encarna al eterno presumido, seguro de sí mismo y exitoso con las mujeres que todos tuvimos sentado en el banco de al lado, pero que al dar la Prueba de Aptitud Académica (hoy PSU) apenas rasguña 300 puntos.

Las chicas lindas.
Sólo por ver a Cristina Peña y Lillo, la “puta del curso”, haciendo de una escolar experta en abortos y a la española Xenia Tostado, a la que se disputan Roberto (Levy) y Fele (Vicuña), revolviéndole las hormonas a todo el que se le cruce, esta película bien vale la pena. Juntas son dinamita y un gran deleite visual.

Fernando Farías, de culto.
El ex actor de “Los Venegas” aquí aparece convertido en un abuelo chucheta y adicto al sexo que aconseja a su nieto, incluso, desde el más allá. Su personaje es todo un acierto y uno de los mejores momentos de esta comedia adolescente.  
 
 

   
 Insoportable por…  
 

   

El oligofrénico López.
Tal vez la más fundada razón para no ver la película, es el propio Nicolás López y su egocéntrica personalidad. Hace tiempo que no salía un individuo que generara tantos sentimientos encontrados. Tiene tantos fans como enemigos. Pero López ni se arruga, jamás ha tratado de caer bien y, todo lo contrario, le encanta hacer crecer esa animadversión que él mismo genera.

El planeta freak.
El universo de esta película, en particular del protagonista y sus dos mejores amigos, Papitas y Condoro, resulta tan encerrado en sí mismo, que por momentos sólo parece dirigido al público capaz de entender esos mismo códigos.

El descerebramiento juvenil.
No se trata de ser Kurosawa o andar por la vida creyéndose Bergman, pero otra es hacer una película que es un testamento de chistes saturados de testosterona, observaciones vulgares y grotescas que sólo dan cuenta de una juventud descerebrada y consumidora de cabritas que sólo se ríe cuando le nombran las partes pudendas.

La deuda de Santiago Segura.
El español Santiago Segura no sólo aportó capital al filme, sino que también se atrevió a actuar. Se trata de un pequeño cameo, como un médico abortista que se oculta tras la fachada de un dentista. Lejos de la locura y el humor inherente a todo lo que ha hecho el creador de “Torrente”, se trata de su performance más aburrida.

El abuso del cliché.
Una cosa es que al director le guste el cine de Álex de la Iglesia y se note, pero otra es que haga lo mismo con todo lo que ha visto en su vida. Esta cinta es un popurrí en el que Nicolás López metió todas sus referencias pop, las revolvió y puso en pantalla. Que a nadie le extrañe toparse con citas que van desde “Casablanca” hasta “Chasing Amy”, pasando por “XS, la peor talla” y “La guerra de las galaxias”. Mucho Lucho.

noviembre 7, 2004 at 9:05 pm Deja un comentario

“Estoy orgulloso de sta película”

EL MERCURIO DE VALPARAISO.
Viernes 05 Noviembre 2004
Marcelo Macellari.

“Estoy orgulloso de esta película”
 
En la cinta de Nicolás López el actor encarna al más taquillero del curso. Un papel que espera le abra puertas en el extranjero.

 


MIRANDO HACIA AFUERA.- “Está claro que la única manera de salir de Chile es con una película, pues el lobby no sirve”, asegura el actor de TVN.

 
Trabajar es el verbo que más ocupa por estos días el actor Benjamín Vicuña. Y su agenda así lo demuestra: interpreta al gigoló Franco Schiaffino en la teleserie “Destinos cruzados” (TVN), está de gira por Chile con la taquillera obra teatral “Splendid’s” -que el próximo viernes llega a Valparaíso- y pronto comienza la marcha blanca de la Sala Mori, el proyecto teatral que tiene junto a su amigo Gonzalo Valenzuela.

También sigue siendo rostro publicitario de una multitienda y acaba de debutar como presentador en los MTV Latinos. Es por eso que no suena extraño que al preguntarle cómo está, conteste “aquí, trabajando”.

Y a este ocupadísimo actor veinteañero lo veremos este mes por partida doble en la pantalla grande: en “Promedio rojo” de Nicolás López -que se se estrenó ayer- y en “Mujeres infieles”, de Ricardo Ortúzar, donde comparte créditos con Viviana Rodríguez, María José Prieto y Cristián Campos, cuyo debut está programado para el 18 de noviembre.

En “Promedio rojo” Vicuña interpreta a Fele, el tipo más taquillero del colegio, un ganador que siempre se termina quedando con las chicas más lindas del curso y le hace la vida imposible a Roberto Rodríguez (Ariel Levy), quien es su antítesis: el perdedor que sueña con ser un superhéroe y se masturba imaginando a sus compañeras. Roberto se enamora de una bella española, Cristina (Xenia Tostado), pero para conseguir su atención tendrá que enfrentarse a Fele.

 

-“Promedio rojo”, en sus preestrenos en Valdivia y Viña, provocó reacciones bastante eufóricas en el público. ¿Qué te pasa a ti al verla?

“Como uno más de los espectadores me muero de la risa, contagiándome del entusiasmo y la euforia que existe con este proyecto de y para jóvenes. Trato de desprejuiciarme y olvidarme también que es una película, porque uno como actor empieza a ver los efectos especiales y recuerda cosas que hizo durante el rodaje. Pero cuando saco esas cosas de mi cabeza, la disfruto igual que cualquier persona y la gozo”.

 

-Pese a tratarse de una comedia adolescente, es una cinta bastante rigurosa en la puesta en escena y en la dirección de arte.

“Ése es el punto. Estoy orgulloso de la película y la defiendo mucho, porque a alguien no le puede gustar la temática o el guión, pero no puede decir nada de la factura de la película, porque está muy bien hecha y técnicamente es impecable. Además, aunque suene un poco siútico o vendedor, la película no sólo está dirigida a los adolescentes, sino que para los jóvenes de espíritu, como hay millones en Chile y en el mundo. ‘Promedio…’ la puede ver cualquier persona que haya pasado por el colegio y que ha tenido que sobrevivir a la crueldad del sistema”.

 
-¿Por qué dices que defiendes la película, le temes a las críticas?

“No, en general la crítica la ha tratado súper bien, de lo que la defiendo es de los tontos graves, de la gente que pueda tener una diferencia con el estilo de Nicolás López. Te puede no gustar, pero nadie puede decir que es una película mala, porque como producto está super bien”.

 

-¿Cómo fue trabajar con Nicolás López, un director incluso menor que tú?

“Nicolás es un genio y por lo mismo hay que bancárselo, porque como todo genio tiene cosas buenas y malas. Él es súper arrebatado y ansioso, lo cual a veces es difícil de controlar, pero la película estaba en su cabeza y es un talento nacional al cual que hay que prestarle atención”.

 

-Fele, el personaje que interpretas, puede resultar bastante detestable.

“Sí, pero tuve que ir ‘piano piano’, porque uno tiene que encontrarle su humanidad, para colgarse de algo, pues si tuviera que interpretar a un nazi o un dictador, también le buscaría un lado humano. Fele es un personajes asqueroso y frívolo, pero le encontré un lado ‘cerdamente’ humano”.

 

-En el cine, hasta ahora, te han tocado personajes adolescentes, como el que interpretaste en “XS. La peor talla”.

“Se puede decir que con estos papeles le estoy sacando el jugo a mis últimos años de apariencia escolar”.

 

-“Promedio rojo” tiene asegurada su distribución en España y Argentina, al tiempo que hay conversaciones con Estados Unidos. ¿Piensas que esto te puede abrir una ventana como actor en el extranjero?

“Sí y eso me tiene muy contento, porque está claro que la única manera de salir de Chile es con una película, pues el lobby no sirve. Así que nada, contento y esperando ver qué pasa con la película afuera. Yo tengo confianza, porque tiene un lenguaje bastante globalizado y habla de la etapa escolar, algo que sucede en todas partes del mundo. Además, ‘Promedio rojo’ tiene algo de sueño bolivariano, porque hay actores chilenos, argentinos y peruanos. Hay un cuento con América Latina interesante”.

En “Mujeres infieles”

“Mujeres infieles”, el próximo estreno nacional que tiene en su reparto a Benjamín Vicuña, es un relato coral que entrega una mirada femenina del adulterio. Con una agresiva campaña publicitaria que tiene a Santiago repleto de carteles que rezan “El orgasmo es un derecho humano”, esta película muestra entre sus historias la de Carola (Viviana Rodríguez), una mujer que espera ser amada incondicionalmente. Sin embargo, su pareja es un hombre mayor (Mateo Iribarren) y trabajólico, por lo que se busca un chico más joven (Vicuña). En tanto, el actor de “Destinos cruzados” dejará de lado sus roles adolescentes en la pantalla grande para encarnar al protagonista de “Fuga”, la ópera prima de Pablo Larraín que se rodará en Santiago y Valparaíso este verano. Allí interpretará a un atormentado músico perseguido por una melodía trágica.

noviembre 5, 2004 at 9:09 pm Deja un comentario

Promedio Rojo…

Promedio rojo  
 

Más que una simple comedia adolescente

Cierto público puede llegar a considerar “Promedio rojo” una estupidez, una basura, pero incluso en ese caso resultaría difícil negar que es basura bien hecha. Ojalá películas más “artísticas” estuvieran filmadas con el ojo, la claridad y la eficiencia de esta cinta, el primer largometraje del hasta ahora productor Nicolás López.

“Promedio rojo” cuenta la historia de Roberto Rodríguez (Ariel Levy), un alumno de tercero medio del Valiño High School que pertenece al grupo de los autodenominados freaks. Él es de los inadaptados, de los raros, pero no por rebeldía, sino simplemente porque es feo, introvertido, cobarde y buena parte del tiempo estúpido, cualidades que comparte con Condoro (Nicolás Martínez), su mejor amigo, y Papitas (Berta Muñiz), un gordo subnormal. Al comenzar, el año se vislumbra como un largo camino de humillación intercalado de frecuentes masturbaciones; nada realmente fuera de los habitual en la rutina de estos escolares. El equilibrio se rompe cuando aparece Cristina (Xenia Tostado), una compañera de curso que llega de España y de la que Roberto se enamorará perdidamente. Ella, sin embargo, pondrá su atención en el sensible, neohippie e hipócrita Fele (un notable Benjamín Vicuña), que al poco andar se convertirá en uno de los mejores antagonistas que hayamos visto en el cine chileno.

Que la cinta no tenga asco en asumirse como una comedia adolescente le otorga buena parte de su fuerza y, también, algunas de sus debilidades. Fuerza porque, claramente, es un género que el director maneja bien: con una soltura de muñeca que pocas veces nos toca ver en el cine nacional, López combina el humor con la acción, los clichés más típicos con el sabor local, el ritmo de la anécdota principal con diversas digresiones mentales del protagonista, la historia central de “chico conoce a chica” con las secundarias (aunque algunas podrían haberse entroncado con más fineza). Las debilidades están en que si uno no compra el género, es difícil que compre el resto. Los chistes escatológicos, el humor genital, los lugares comunes, las alusiones a una multitud de películas, las incorporación de secuencias animadas pueden dejar fuera al público mayor o más conservador, que no necesariamente pretende comulgar con los recursos propios de este tipo de películas. Este público, por qué no, puede sentirse molesto con tanta “tontera”.

Pero las películas que dejan conformes a moros y cristianos suelen ser muy excepcionales (“Río Místico”) o algo bobas e insulsas (“El paciente inglés”). “Promedio rojo” claramente se la juega por un público consumidor de chatarra y de grandes cantidades de cine. Y en ese plano, repito, funciona. El relato cuida la verosimilitud (aunque podría haber desarrollado mejor la idea del paso del tiempo), tiene buenas líneas y, quizás lo que más se agradece, derrocha actitud: hay desparpajo, desmitificación, crueldad y humor políticamente incorrecto. Si es por retratar al colegio, “Machuca” parece una película Opus Dei al lado de ésta.

En esta misma línea, casi punk, hay escenas que podrían haber estado mejor iluminadas, pero por otro lado el director saca actuaciones convincentes y, más importante aún, parece realmente en dominio del encuadre, algo bastante inusual en directores chilenos. ¿A qué me refiero? En lugar de abusar del montaje, como podría esperarse de un cineasta criado bajo MTV, López no se apresura y, en cambio, se esfuerza por sacar el máximo de partido a lo que entra en el cuadro cinematográfico y, más notablemente aún, a lo que queda fuera. La cámara siempre parece estar el lugar preciso, no para lograr la fotografía más bella o monumental, sino el plano que mejor cuenta la acción. Otras veces, como en la escena final en el aeropuerto, el recurso es utilizado sabiamente para acentuar un efecto dramático. El fuera de campo, en tanto, una técnica más abstracta y, por lo mismo, más difícil de manejar, es utilizado con fines cómicos; López esconde varias veces algo que adivinamos o que en pocos segundos nos sorprenderá. Buenos ejemplos son la última secuencia del partido de fútbol y, de nuevo, la escena final.

No será del gusto de todos, pero “Promedio rojo” cumple lo que promete y, para el ojo desprejuiciado, tiene ciertamente más de un punto de interés.

Ernesto Ayala

Promedio rojo

Chile y España, 2004. 104 Minutos. Para mayores de 14 años.

Ernesto Ayala.

noviembre 4, 2004 at 9:01 pm Deja un comentario

ESPECTÁCULOS Miércoles 3 de noviembre de 2004
 
La Tercera > Espectáculos
 
El Teatro Mori recibirá el próximo miércoles a un contingente de artistas y autoridades

Vicuña presentará en sociedad su sala de teatro  

La presentación del programa de la versión 2005 del Festival Internacional de Teatro a Mil es el pretexto para que la figura de Destinos Cruzados y su socio, el también actor Gonzalo Valenzuela, develen cómo avanza su proyecto de gestión cultural en el Barrio Bellavista, que se inaugura en enero.

Fecha edición: 03-11-2004  
Cristián Campos


 
 Sólo una semana resta para que Benjamín Vicuña y Gonzalo Valenzuela estrenen en sociedad su primer gran negocio en conjunto: el Teatro Mori. Y es que la pareja de actores, amigos y socios facilitó su nuevo centro cultural (que se inaugurará oficialmente en enero de 2005) para que aquí se realice el evento inicial de la versión 2005 del Festival Internacional de Teatro a Mil (Fitam). Y la cita promete.

Vicuña y Valenzuela (protagonistas de teleseries de TVN y UC-TV, respectivamente) serán los anfitriones de una fiesta en que estarán invitados los embajadores de Alemania y Japón, además del ministro de Cultura, José Weinstein; actores, directores y dramaturgos. En la oportunidad se realizará una proyección de los principales 10 montajes nacionales (además de 10 estrenos y 5 obras emergentes) que estarán presentes en la muestra, entre ellos Beckett y Godot, a cargo de Andrea Ubal; Psicosis 4:48, de Alfredo Castro; Provincia Kapital, de Rodrigo Pérez, y Novecento: el Pianista, de Héctor Noguera.

Aunque al interior del Teatro Mori son claros en explicar que “esta no es la inauguración oficial del Teatro Mori”, sí conceden que esta es la oportunidad para dar a conocer los principales avances y restauraciones de la casa histórica ubicada en pleno centro del Barrio Bellavista (Constitución 183). Los trabajos están a cargo del arquitecto Eugenio Correa, que se ha hecho conocido por sus trabajos de recuperación de patrimonio arquitectónico en las salitreras del norte de Chile, y en algunos edificios coloniales de Iquique.

El primer gran evento que se realizará en esta sala (que cuenta con el apoyo del Fondart) tendrá, además, otros condimentos. Música especialmente escogida para la ocasión y un generoso cóctel se espera para pasadas las 22 horas.

Pero el primer gran estreno teatral que acogerá el Teatro Mori se realizará en enero. Se trata de Extasis, de Ramón Griffero (Tus Deseos en Fragmentos), pieza que se estrenó por primera vez en 1994 y que esta vez pretende reunir a integrantes de su elenco original como Naldy Hernández y Margarita Barón, con jóvenes actores como Juan Pablo Ogalde y Sebastián Layseca. En la pieza se cuenta la historia de un hombre que busca la santidad mientras explora una osada sexualidad.

noviembre 3, 2004 at 9:00 pm Deja un comentario


Entradas recientes